Tregua en Juntos por el Cambio y festejo por el fallo de la Corte

Los líderes de Cambiemos mantuvieron ayer una reunión escueta, vía Zoom, que tuvo dos conclusiones principales: hacer un llamamiento a la unidad de la coalición opositora para aplacar las tensiones que genera la disputa por las candidaturas y el armado electoral para las presidenciales de 2023 y celebrar el fallo de la Corte Suprema de Justicia, que benefició a Luis Juez, respecto de la nueva conformación del Consejo de la Magistratura.

Había apuro en Juntos por el Cambio por volver a reunir a la conducción nacional del frente opositor, no solo por los últimos cortocircuitos que generó la interna en el seno del macrismo por la sucesión en la Capital y la disputa por la candidatura presidencial, sino también por la falta de articulación en el funcionamiento del interbloque de Diputados, que quedó en evidencia durante la votación del proyecto de presupuesto 2023.

En un clima de creciente tensión por los cruces públicos entre referentes del espacio, Patricia Bullrich (PRO), Gerardo Morales (UCR), Maximiliano Ferraro (CC) y Miguel Ángel Pichetto (Encuentro Republicano Federal) aceleraron las gestiones para cerrar la convocatoria a una reunión de la cúpula de Juntos por el Cambio y sacar de la parálisis a la conducción nacional del grupo. Es que las fricciones por la discusión estratégica e ideológica en la cúspide del espacio había alterado la dinámica interna de la fuerza.

A lo largo de casi una hora de reunión los jefes de Juntos por el Cambio debatieron sobre las reglas de competencia para los distritos donde no hay primarias. Córdoba, segundo distrito electoral del país, es uno de los focos de preocupación.

También decidieron postergar para el año próximo el encuentro en el que buscarán exhibir el acuerdo programático. Es decir, exhibir la tarea coordinada de las fundaciones que integran el espacio en torno al plan de gobierno para el año próximo.

A la vez, los integrantes de la mesa nacional hicieron un diagnóstico sobre la situación política del país. Patricia Bullrich (PRO) hizo hincapié en la necesidad de incluir en el comunicado una mención al fallo de la Corte Suprema. Luis Naidenoff, jefe de bloque de la UCR en el Senado, les pidió a sus socios incluir un llamamiento a la unidad después de las trifulcas que agitaron el tablero opositor durante las últimas semanas.

Ferraro, titular de la CC, insistió en la necesidad de respetar el pacto sobre las internas abiertas. Es que en un sector de JxC perciben que hay socios de PRO en Neuquén o Tucumán, entre otros distritos, que buscan evitar ese mecanismo acordado por la conducción nacional. En ese momento, Bullrich sugirió implementar un método de votación a través de los celulares. Ese comentario generó ruidos en la UCR y la CC, que la salieron a cruzar: le dijeron que no lo había planteado en la mesa de presidentes. Fue el único pasaje de tensión.

Bajar un cambio

Los popes del espacio coinciden en la necesidad de bajar el nivel de confrontación en Juntos por el Cambio para no erosionar la imagen del espacio y perder capacidad electoral. Sin embargo, la pulseada entre los dirigentes que aspiran a llegar a la presidencia en 2023 provoca fricciones permanentes.

El expresidente Mauricio Macri saludó a sus aliados, pero no se pronunció durante el encuentro. Apagó la cámara y el micrófono, según indicaron fuentes al tanto de la reunión.

El arranque del concilio se demoró unos minutos porque no se conectaba Larreta. "Fue una buena reunión. Normal", dijeron desde la cúpula del conglomerado opositor. Antes de fin de año está previsto que las autoridades de JxC retomen los encuentros programáticos, con un debate sobre las propuestas en materia energética.

Una "alerta temprana"

"Un sistema de alerta temprana". Así definió uno de los asistentes al desayuno convocado por el expresidente Mauricio Macri al "mecanismo de coordinación" acordado para mediar las tensiones entre Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta, dos de los tres presidenciales que tiene hoy Pro en carrera.

Aunque no se discutieron detalles, los dirigentes acordaron elegir a una persona de cada equipo para "coordinar y evitar las desinteligencias comunicacionales". Los elegidos por cada bastión serán: Fernando Straface, secretario general y de relaciones internacionales de la Ciudad e integrante de la mesa chica de Larreta en su armado presidencial, y Gerardo Milman, mano derecha de Bullrich y jefe de su campaña electoral. Ambos funcionaron como interlocutores durante la campaña del años pasado y mantenían reuniones hasta las diferencias por el operativo de la Policía de la Ciudad en la casa de la vicepresidenta Cristina Kirchner.

"Va a actuar como un semáforo para bajar los niveles antes de que alguien salga a contestar", detalló la fuente.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

ㅤ ㅤ
cargando...