Sigue esperando justicia luego de la muerte de su madre

Muchas veces la lentitud judicial condiciona no solo la instrucción de un caso, y por consiguiente los resultados del mismo, sino que también profundiza la incertidumbre, la pena y esperanza de quienes quedan con vida y deben cargar con la cruz de haber perdido a un ser amado. Adriana Gómez es una de esas personas que todavía espera y confía en la Justicia de Salta. De manera trágica perdió a su madre, Berta Jesús Funes, de 58 años, el 23 de julio de 2019 cerca de las 20, sobre la ruta provincial 36. Más de tres años pasaron y la familia de la víctima ruega para que el Juzgado de Garantías 6 ponga fecha para el juicio.

Desde el lamentable siniestro Adriana llama al Juzgado una vez por semana para saber, primero, los avances de la causa, y en el último año "para que me digan cuándo comenzará el juicio, porque entiendo que ya está todo listo para que eso pase. Pero ni mi abogada ni yo tenemos suerte, cada vez que llamamos nos dicen lo mismo: 'Están esperando que el juez ponga la fecha'", sostuvo la mujer.

"El otro argumento que fundamentaba tanta espera era la pandemia, que a raiz de la COVID-19 se había retrasado todo y la verdad que yo entiendo, pero hubo otros casos similares al de mi mamá que ya fueron resueltos y juzgados", sostuvo Adriana Gómez, a la vez que manifestó no entender "por qué se retrasó tanto". La causa fue investigada por la Fiscalía Penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas 2.

El siniestro fatal

El día que ocurrió el trágico hecho su madre junto a su pareja "iban hasta la localidad de El Carril para hacer unas compras, ellos vivían en El Mollar, departamento Chicoana, cuando sobre la ruta 36, pasando un canal observaron un auto que venía zigzagueando y los impactó, y a raíz de eso mi mamá salió despedida de la moto y cayó a un canal. El auto descontrolado chocó con la banquina derecha, hizo un giro y cayó al canal donde estaba mi mamá".

"La persona que está como autora del hecho es Severino Apolinario, un hombre conocido en Rosario de Lerma, tiene una pizzería, y desde que mató a mi mamá nunca tuvo restricción ni prohibición de ningún tipo. Vive tranquilo", apuntó Adriana Gómez en diálogo telefónico con El Tribuno.

  El rodado cayó al canal arriba de la víctima.

En el mortal siniestro de esa noche el hombre pareja de Berta era quien conducía la moto en la que iban ambos y se salvó de milagro, pero sufrió la amputación de una de sus piernas.

De victimario a víctima

"Al cabo de algunos días de la muerte de mi mamá nos enteramos que cuando los policías o peritos fueron a sacar al tipo que conducía el auto, Apolinario intentó cambiarse de lugar y poner en el asiento del conductor a su papá, incriminar a su padre que en ese momento era una persona mayor. Se supo que al parecer venían de una fiesta y en el auto viajaban dos mujeres", contó Gómez.

Luego del violento choque el conductor del auto fue trasladado al San Bernardo "desde donde se escapó, se dio a la fuga, y lo sorprendente es que nadie se dio cuenta, después regresó", dijo la mujer, y recordó que "por esos días la parte acusada intentó hacer quedar como que mi mamá y su pareja eran los que transitaban zigzagueantes y estaban borrachos, sin embargo después las pericias se encargaron de reflejar la verdad".

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...