¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

19°
26 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Insólito: una tropilla marchó en formación por las vías del tren en plena ciudad de Salta

Al menos ocho caballos y una mula invadieron el flamante apeadero ubicado en San Martín al 2.200 e impidió por un momento la normal circulación del tren de pasajeros.
Miércoles, 06 de diciembre de 2023 07:15
Caballos transitan en formación por las vías del ferrocarril

Una tropilla invadió las vías del ferrocarril e impidió la normal circulación del tren de pasajeros Gesta Gaucha.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Una tropilla invadió las vías del ferrocarril e impidió la normal circulación del tren de pasajeros Gesta Gaucha.

La problemática de los animales sueltos en la vía pública no deja de sorprender y de disparar un alerta. Lamentablemente, se los puede ver a diario paseando libremente en las banquinas de las principales rutas del Valle de Lerma o bien sobre la cinta asfáltica, como es el caso de la ruta provincial 21, desde la intersección con la autopista sureste (Cerrillos) hasta el tramo urbano del camino, Av. Gaucho Méndez, a la altura de los barrios Limache y Valdivia (Ciudad de Salta).

Flamante apeadero de Av. San Martín al 2.200

 

Al menos 8 caballos y 1 mula

Pero lo de ayer a la mañana fue algo un tanto insólito, ya que al menos ocho caballos y una mula cabalgaron en grupo por el flamante apeadero ubicado en Av. San Martín al 2.200, de la ciudad de Salta.

La situación sorprendió a los empleados ferroviarios y a una decena de conductores de vehículos que transitaban por el lugar y que tuvieron que detener la marcha para ver a la formación a los equipos circular por las mismísimas vías del tren, con la barrera alta

 

Una tropilla invade un apeadero

"No es la primera vez que pasa esto. Esta tropilla suele pasar con mucha frecuencia por las vías y algunas veces la formación tiene que parar para esperar que los animales sigan su rumbo. Es insólito", contó Rubén, un usuario del tren de pasajeros.

 

 

 

PUBLICIDAD