Mientras que el promedio de vendedores ambulantes en algunas de las principales ciudades del país disminuyó, en la capital salteña esa actividad fue en sentido opuesto: creció un 29% en el último trimestre de 2016 con respecto a igual período de 2015. A nivel nacional, la misma comparación interanual arrojó que el comercio ilegal se redujo un 20%.
El estudio, publicado ayer, fue elaborado por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios también en Buenos Aires, Rosario, La Plata, Neuquén, Posadas, Mendoza, Paraná, Santa Fe y San Miguel de Tucumán.
Si se toma como referencia el tercer trimestre del año pasado, los puestos callejeros aumentaron un 35% en la capital provincial durante octubre, noviembre y diciembre.
En el relevamiento local, que estuvo a cargo de la Cámara de Comercio e Industria de Salta, se detectó una media de tres puestos de venta ilegal por cuadra en el zona del microcentro. Se verificaron las peatonales Alberdi y La Florida y las calles Caseros, Alvarado, Urquiza y San Martín al 600.
De acuerdo al informe, el rubro con mayor participación de actividad irregular fue el de indumentaria y calzado, que representó un 38,6% del total. En segundo término se ubicó óptica, fotografía, relojería y joyería, con una incidencia de 18,6%; seguido por alimentos y bebidas, con un 15%.

La peor del país

En medio de una retracción económica generalizada y con altos índices de desocupación, lo que podría alentar la aparición de vendedores ambulantes entre las personas que quedaron fuera del sistema, se destaca que hubo reducciones importantes del comercio ilegal en Buenos Aires (-36%), Neuquén (-16%), Santa Fe (-10%), Tucumán (-16%) y Paraná (-3%).
Mientras tanto, Salta se ubica como la peor posicionada, entre las ciudades estudiadas, en cuanto a la cantidad de actividad callejera.
¿Qué es lo que falla? Para el presidente de la Cámara de Comercio local, Rubén Barrios, "falta la decisión política de erradicar a los manteros", como la que sí hubo en los distritos donde disminuyeron los índices de informalidad.
"En los días previos al festejo de Reyes Magos los controles sobre los vendedores ambulantes fueron bastante eficientes en la capital salteña, es decir que cuando se quiere se pueden hacer", advirtió el dirigente empresarial a El Tribuno.
Para las compras por el 6 de enero se estableció un acuerdo entre la Cámara de Comercio y autoridades municipales y provinciales y a los manteros solo se les permitió instalarse en el microcentro después de la medianoche.
Los operativos de control conformaron a los frentistas de las peatonales, aunque después de esos días el centro se volvió a poblar de ambulantes en horario diurno. "Las soluciones son temporarias. No existe una decisión firme por parte del Estado. Es todo muy tibio", insistió Barrios.
El argumento por parte de Control Comercial de la comuna es que no tienen los suficientes recursos como para abarcar la actividad ilegal en toda la ciudad. Desde Rentas de la Provincia, en tanto, sostienen que se deben hacer operativos integrales que cubran la cadena completa de la venta irregular.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...