Un bebé de 10 meses que se quemó con agua hirviendo en Salta capital permanece internado en el Hospital Público Materno Infantil y su estado de salud es comprometido.
El viernes a las 8.50 el sistema de emergencias 911 recibió un llamado de una persona que solicitaba de manera urgente una unidad sanitaria para un bebé que había sufrido quemaduras en distintas partes del cuerpo.
Personal de la policía confirmó que la ambulancia del Samec fue al domicilio, pero que ya no se encontraba el niño porque había sido trasladado por su madre.
Según el parte de prensa policial, la mamá del bebé expresó que, en un descuido, el niño habría tirado la pava eléctrica, la cual se encontraba con agua hirviente.
La información oficial también indica que el niño sufrió quemaduras de tipo A y B. El niño fue atendido por los médicos del Hospital Materno Infantil y tuvo que ser hospitalizado.
Según pudo averiguarEl Tribuno, el bebé estará varios días internado con controles estrictos, ya que tiene importantes quemaduras en el hombro izquierdo, el abdomen y los miembros inferiores.
Médicos del hospital indicaron que el accidente se produjo porque el bebé tiró del cable de la pava eléctrica y el agua le cayó encima.
El bebé se encuentra dolorido y en un estado delicado. Actualmente está medicado con calmantes.
El caso llama la atención sobre la necesidad de prevenir los accidentes domésticos que involucren a los bebés y a los niños.
Profesionales de la salud llamaron a tomar medidas de prevención, como eliminar los riesgos de que puedan caerse los objetos colocados en lugares elevados.
Las quemaduras superficiales o de tipo A se consideran de primer grado y lesionan la capa superficial de la piel. Algunos de sus síntomas son enrojecimiento, dolor intenso e inflamación moderada.
Las quemaduras profundas o tipo B son aquellas que comprometen todas las capas de la piel. En este caso se afectan todos los tejidos sudérmicos, como vasos sanguíneos importantes, tendones, nervios músculos e, incluso, huesos.
Cómo evitar quemaduras
Los padres o adultos que se encuentran al cuidados de niños deben tener en cuenta que son curiosos e inquietos. Por eso es importante vigilarlos constantemente para evitar quemaduras u otros accidentes.

- La cocina suele ser el lugar dónde se produce la mayoría de las quemaduras. Esta parte de la casa no debe ser un sector de juegos.

- Para evitar quemaduras con las hornallas siempre hay que utilizar las traseras. Además, orientar las sartenes y ollas con el mango hacia atrás para evitar que puedan ser alcanzados por los pequeños.

- Si se usan recipientes con líquidos calientes, como pavas o termos, mantenerlos siempre alejados del alcance de un niño.

- No cocinar ni sujetar líquidos o comida caliente con un niño en brazos.

- En caso de hacer uso de una estufa, no dejar que los niños se acerquen y situarla lejos de las cunas o el lugar de juego.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...