Fernando Bogado estuvo días pasados en Salta para cerrar un ciclo de las capacitaciones que el Instituto Nacional de CapacitaciónPolítica(Incap) imparte en las provincias. Destacó que la institución, que dirige desde diciembre de 2015, tuvo una apertura hacia los partidos políticos y se encaminó hacia un mayor "federalismo".
En una entrevista con El Tribuno se refirió a la "vieja política" y a las mañas que aún conservan ciertos dirigentes, en detrimento del fortalecimiento institucional y la transparencia de la gestión.
El año pasado el Incap acompañó el proyecto oficialista de reforma política que tuvo un traspié en el Congreso. No obstante, Bogado sostiene que se terminará imponiendo, aunque sea "desde las provincias hacia la Nación".
¿Pudo lograr una apertura del Incap a los distintos partidos políticos?
El balance que hago es muy positivo. Quienes tenemos conocimiento de lo que fue el Incap sabemos lo que generaba e implicaba para la dirigencia política. En el último tiempo el Incap había perdido su instalación en el ámbito político. El esfuerzo que hicimos en 2016 fue para reinstalar el instituto en la clase política. Tenemos un programa de capacitación bastante plural, vamos con nuestro seminario de capacitación a todas las fuerzas políticas. Por un lado reinstalamos el prestigio del instituto y por otro cumplimos las metas que nos habíamos propuesto, como poder federalizar la capacitación y poder estar en todo el país. Salta fue una de las provincias que mayor eco se hizo del Incap y la que mayor cantidad de cursos bajó.
¿Cómo han logrado pluralidad en las capacitaciones del Incap?
Involucrándonos con los partidos políticos. Es cierto que al principio muchos creían que esto era como en el mandato anterior, en el que había una bajada de línea del Gobierno... Con el correr de los tiempos se dieron cuenta que no. Nosotros, por ser parte de la Secretaría de Asuntos Políticos, hemos acompañado el proyecto de la reforma electoral, la reforma política, interactuábamos con dirigentes de varios partidos políticos. Al ver lo que sugeríamos se daban cuenta que teníamos las puertas abiertas. Además hay docentes que vienen de gestiones anteriores, uno destaca su capacidad y no su idea. Eso fue una muestra de la pluralidad que estamos llevando adelante y venimos siendo bien recibidos por los partidos políticos.
¿Qué impronta tiene la capacitación política en el interior?
Antes para poder participar de los seminarios del Incap había que ir a Buenos Aires. La verdad es que no le errramos con esa impronta. Los jóvenes y los que no son tanto están permanentemente demandando capacitación en políticas públicas. Además de los programas que tenemos de fortalecimiento institucional, al programa de capacitación le agregamos otras cuestiones como el marketing político, la planificación estratégica, el desarrollo regional que por ahí más sirve para capacitar a un intendente o a un dirigente político en el orden provincial o municipal.
¿Encontraron resistencia de algunos intendentes? Varios prefieren cerrarse ante un fortalecimiento institucional que permita mayor transparencia en la gestión...
Nosotros tenemos una ley de acceso a la información pública donde hay que aprender a gobernar, que la vieja dirigencia no sabe de qué se trata. Hay que reacomodar la infraestructura administrativa para dar cumplimiento a las exigencias de la ley. Hay que tener conocimiento de las nuevas políticas que se vienen. No es lo mismo un dirigente político de hoy que uno de hace diez años. Hoy hay que tener manejo de otras herramientas, que son complementarias de la actividad administrativa.
¿Qué otras cualidades buscan para un dirigente político?
Primero saber que está de paso en la gestión. A veces la dirigencia política vieja tomaba al Estado como propio, a la información oficial como propia, pensaba que hacerse del Estado era hacerse de un lugar y ese es el lugar de la gente. Desde ya hay que cambiar esa mentalidad y uno tiene que saber que lo que está haciendo es para que esté siendo permanentemente observado por el ciudadano, por el otro, por el periodismo, por quien fuere. Entonces implica márgenes de transparencias muy importantes. La gente de a pie cree que la ley de acceso a la información es algo abstracto, pero en el corto o mediano plazo va a cambiar sus vidas porque es directamente proporcional a la disminución de los índices de corrupción.
¿Cómo analiza el revés legislativo por la reforma electoral?
Es un tema en el que hicimos mucho hincapié, la reforma electoral, la reforma política. Tuvimos un traspié de no haber podido lograr la sanción de la ley en el orden nacional. Pero como bien dice el ministro del Interior (Rogelio Frigerio), es una realidad que si no va desde Nación a las provincias, terminará desde las provincias hacia la Nación. La ley contemplaba muchas otras herramientas que hacen al fortalecimiento de los partidos políticos y de las gestiones y a la eliminación de ese poder feudal que tienen algunos dirigentes del interior. Vamos a insistir en marzo.
¿Qué objetivos tiene el Incap para 2017?
En principio ver qué agenda legislativa tiene el Gobierno y el país, y sobre eso trabajar, además de seguir fortaleciendo y consolidando lo que se fue dando en estos meses. En 2017 el objetivo es que cada provincia tenga su escuela de dirigentes a través de un convenio con el Incap.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...