El acceso universal a centros deprimera infanciay educación inicial estatales, además de garantizar la igualdad de desarrollo para los niños y niñas puede favorecer una distribución más equitativa del cuidado de la familia entre hombres y mujeres, según el análisis de especialistas.
"La provisión de servicios de educación y cuidado infantil por parte del Estado da legitimidad y reconocimiento a estas tareas y realza su carácter de trabajo. Además, esto facilita la "desfamiliarización'' del cuidado y crea oportunidades para que muchas mujeres se inserten en el mercado de trabajo formal, lo que contribuye a la redistribución de las tareas de cuidado entre las familias, el Estado, el mercado y la comunidad", difundió Unicef en un documento sobre la situación de la primera infancia.
Pamela Ares, directora del Observatorio de Violencia contra las Mujeres de Salta, opinó sobre las políticas públicas relacionadas con los cuidados familiares en los primeros años de vida y la división de responsabilidades entre padres y madres.
"Si entendemos a la organización social del cuidado familiar como el modo en que se organizan, producen y reparten los cuidados, tenemos que entender que necesitamos una red en la que tienen que estar las familias y el Estado", planteó Ares en diálogo con El Tribuno.
La experta habló además de la distribución de los espacios destinados a la protección de la infancia. "Lo que veo en Salta es una desigual oferta de centros públicos vinculados al cuidado. Si nos ponemos a pensar en la cantidad de jardines maternales que hay del sector privado versus los del sector público, eso marca una primera brecha de diferenciación socioeconómica entre mujeres con mas dinero y con menos dinero", describió.
La directora del observatorio manifestó que las diferencias también se reflejan entre las que viven en grandes centros urbanos y las que viven en centros más pequeños y las que están en lugares periféricos de la ciudad o en el micro y macrocentro. "Hay una atención de la primera infancia pero no hay perspectiva de género todavía", completó.
Otro problema que puede incidir en los cuidados durante la primera infancia es el de las licencias por maternidad, que en el país son de 90 días y no llegan a los 98 recomendados por la Organización Internacional del Trabajo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...