En "El Arca", comunidad contemplativa ermitaña, patriarca, laboriosa, ecuménica, conviven dos laicos, Marcelo y el fundador del lugar, Dionel, quien tiene 76 años y a pesar de su edad avanzada y las frecuentes enfermedades, sigue con la misma pasión encargándose del mantenimiento de la comunidad y sobre todo de continuar acrecentando la fe por la Virgen María.

Dionel Zarra creó esta comunidad en 1973 junto a su mujer Teresita, ya fallecida. Ellos fueron a Francia a seguir con sus estudios de laicos y ese mismo año los llamaron para que conformaran esta comunidad en Jujuy, ofreciéndoles el terreno donde hoy se encuentra el templo. Recién en 1982 comenzó a construirse la capilla y en el 2000 la inauguraron. Desde ese entonces sirven a la comunidad y llevan un modo de vida tan simple, trabajando para mantener la fe.

El hermano Marcelo también vive en esa comunidad desde hace veinte años, y lo que lo lleva a seguir con esa vida es su amistad con Dionel y el amor que tiene hacia la Virgen. Marcelo señala: "yo conocí a Dionel por la televisión, le estaban haciendo una nota y después de escuchar sus palabras sobre cómo es la vida del ermitaño, me dio curiosidad. Es por eso que traté de comunicarme con él, y con un grupo de amigos fuimos a encontrarlo. Luego de tantas charlas decidí seguir sus pasos y dejar todas las comodidades de lado para llevar una vida comunitaria".

Asimismo, el hermano comentó como es la vida de los ermitaños: "es de comunidad, de oración, de trabajo y de convivencia. Es trabajar con una vida en comunidad y comunitaria toda alrededor de Dios. Para ellos uno tiene que disciplinarse para poder vivir de esta manera, luego todo es simple.

Con esto también podemos dar un testimonio para los jóvenes y decirles que se puede tener valores diferentes en la vida y que no solo se deben aferrar a las comodidades o a todas esas cosas que nos distraen". También hace referencia sobre el significado de la Virgen para su comunidad: "la historia de la Virgen surge porque nuestra comunidad necesitaba tener un patrocinio, una identidad y la Virgen María era la indicada, ya que ella tiene relación con todas las religiones, igual que la paz, son comunes para todos. Por lo tanto se eligió la imagen de la Virgen de inmaculada concepción y con nosotros tomó el nombre de Reina de la Paz. El obispo Arsenio Casado fue quien dio el aval para que la Virgen llegue en el año 1984". También expresa que "dentro de la fe es nuestra madre espiritual, lo mismo que Dios es nuestro padre y el hermano es Jesús, todo es en el sentido de creer y de aproximarse de la identidad".
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...