Tal como lo hiciera en ocasión del viaje a Davos, cuando concurrió acompañado por Sergio Massa, Mauricio Macri sumará a su audiencia con elpapa Franciscoa los gobernadores Alfredo Cornejo, radical de Mendoza, a Rosana Bertone, de Tierra del Fuego, y a Juan Manuel Urtubey, estos últimos del Frente para la Victoria. La comitiva estará integrada también por el jefe de Gabinete, Marcos Peña; la canciller Susana Malcorra; el secretario de Culto, Santiago de Estrada; y el de Planeamiento Estratégico, Fulvio Pompeo. De este modo, el gobernador salteño da un paso más en su acercamiento público al macrismo, mientras el justicialismo se debate en una crisis de liderazgo. Urtubey, que logró su segunda reelección dentro del kirchnerismo, fue uno de los más fervientes acompañantes de Daniel Scioli en las elecciones del año pasado. Ahora intenta mostrarse como "garante de la gobernabilidad". Sin embargo, se esmera en evitar que se lo considere un "filomacrista". "La visita al Santo Padre me llena de emoción", dijo ayer. "Estoy convencido de que aún pensando distinto se puede creer en lo mismo. Y esto habla de que creemos que puede haber un país para todos, más justo, más equitativo", dijo en el acto de barrio Fraternidad, en un explícito gesto de fe en el nuevo oficialismo .

Relación distante

La del 27 de febrero será la primera reunión del presidente Macri con el Papa argentino, aunque se conocen desde cuando el mandatario ocupaba el cargo de jefe de Gobierno y Jorge Bergoglio era arzobispo de Buenos Aires.
Francisco recibió a Mauricio Macri y a Juliana Awada en una audiencia privada cuando comenzó su papado.
La frialdad del Papa tras la elección de Macri pareció mostrar un conflicto. Las excusas de ambas partes fueron formales. El envío de un rosario a Milagro Sala profundizó la distancia cuya razón solo la conocen con certeza los dos protagonistas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...