Trabajadores de la Salud piden que  se les reconozca su antigüedad

Extrabajadores de la Fundación Trabajo y Solidaridad, dirigida por el sindicalista y legislador provincial Eduardo Abel Ramos, reclaman que en su transición hacia el Estado provincial no les fueron reconocidos derechos acumulados, como la antigedad y ciertos ítem de sus remuneraciones que pasaron a percibir de manera no remunerativa.

A fines de 2015 y tras un arduo conflicto que encararon poco más de 400 empleados contra la fundación, la Provincia y la organización acordaron el pase de los trabajadores a la planta del sistema de salud pública estatal. Hasta ese momento, la institución de Ramos se hacía cargo de manera tercerizada de los servicios de mantenimiento, y provisión de ropa y alimentos de los hospitales. La Provincia reasumió esas responsabilidades y absorbió al plantel de la fundación.

En la transición, los trabajadores reclaman que perdieron estabilidad laboral -desde hace dos años son empleados con designaciones temporarias-, y ciertos derechos como adquiridos como la antigedad y algunos ítems remunerativos de sus salarios. Además reclaman por una recategorización que les permita adscribirse a la carrera ofrecido para los empleados del sector público.

Movilización

En una manifestación que realizaron ayer en la puerta del hospital San Bernardo, los afectados aseguraron que desde hace un mes vienen solicitando que el ministro de Salud Pública, Roque Mascarello, los reciba para ofrecerles una respuesta a lo que consideran un legítimo reclamo. "No puede ser que haya personas con 18 años de antigedad y no se les reconozca nada, como si hubiesen empezado a trabajar recién en 2015", afirmó Susana Ortiz, una de las damnificadas.

"Cuando pasamos al Estado, hace dos años, nos dijeron que iban a reconocernos la antigedad. Estuvimos esperando que así sea, pero hasta ahora no pasó", relató Néstor Guaymás, otro de los exempleados de la fundación de Ramos. Además contó que hace solo algunos meses les empezaron a otorgar horas de guardia, otro punto que venían solicitando y que supuestamente había sido acordado cuando se arregló el pase de los trabajadores a la planta estatal.

"Yo tengo quince años trabajando y, desde que en 2015 pasamos a depender del Estado directamente, perdí toda mi antigedad. Es una injusticia", completó Guaymás, quien actualmente cumple labores en el Hospital del Milagro. En la movilización de ayer se concentraron unas cincuenta personas, realizaron una asamblea en las escalinatas de la puerta principal del San Bernardo.

Roxana Ramírez, otra de las reclamantes que estuvieron ayer en el nosocomio de la ciudad capitalina, bregó por un tratamiento equitativo entre los extrabajadores de la fundación y el resto de los empleados de la salud pública. Según dijo, bajo el paraguas de "servicios generales", se los engloba a todos ellos dejándolos fuera de la posibilidad de entrar en carrera por recategorizaciones salariales.

El acta acuerdo por la cual la Provincia reasumió los servicios que tercerizaba a través de la Fundación Trabajo y Solidaridad, en la que también se comprometió a incorporar a los más de 400 trabajadores de la institución, se consignó el 18 de septiembre de 2015 y se avaló mediante el decreto 3586/15 sancionado el 27 de octubre de ese mismo año. Como el acuerdo firmado entre el Gobierno y la fundación no explicita el reconocimiento de los mencionados derechos, como la antigedad, los trabajadores solicitan que se establezca por decreto.

Municipales

Paralelamente con la manifestación de los empleados de la Salud, la Intergremial de los municipales convocó ayer un paro con concurrencia a los lugares de trabajo. La medida se concretó tanto en el Centro Cívico Municipal (CCM) como así también en otras dependencias de la comuna, como los cementerios, la planta hormigonera y la oficina céntrica de la Subsecretaría de Control Comercial. Cerca del mediodía se concluyó con la jornada de protesta luego de una asamblea en el CCM, en la que tomaron la palabra exclusivamente los dirigentes sindicales de los gremios que integran la coalición (todos menos la Unión de Trabajadores Municipales).

Solicitan el pase a planta transitoria de unos 600 contratos de Agrupamiento Político, y la entrada en planta permanente de otros 880 trabajadores. Ayer se firmó un acta acuerdo con las autoridades municipales, quienes se comprometieron a estudiar el pedido, caso por caso, hasta el 31 de julio próximo.

"Desde hace tiempo venimos requiriendo que se normalice la situación de los compañeros trabajadores, las autoridades municipales han mostrado buena voluntad, confiamos en que se resolverá pronto", aseveró Walter Lávaque de Asociación de Trabajadores Municipales de la Provincia de Salta (Atmps). César Molina de Ademus (Agremiación de Empleados Municipales de Salta) añadió que la cancelación de horas adicionales adeudadas fue otro de los puntos acordados con las autoridades comunales.

"El acta acuerdo dice que hasta el 31 de julio tienen que regularizarse la situación de los contratados, veremos que pasa", dijo Enrique Díaz del SOEM (Sindicato de Obreros y Empleados Municipales).

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...