¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

16°
17 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Paisajes desérticos y voces silenciadas

Jesús Chauqui Chaud, Pablo Contreras y Cintia Aldapi, quienes compartieron sus experiencias de rodaje.Se filmó en Abra Pampa, Tabladitas y en el Cerro Huancar, buscando lo desértico y el silencio.
Miércoles, 31 de enero de 2024 01:04

En el vasto paisaje de la Puna jujeña, el equipo creativo detrás del cortometraje "El Pozo" se aventuró para dar vida a una obra cinematográfica que explora las complejidades de la violencia y la opresión hacia las mujeres. En una reciente entrevista en "El Matutino" de El Tribuno Plus, Jesús Chauqui Chaud, director del cortometraje; Pablo Contreras, jefe de producción; y Cintia Aldapi, directora de efectos especiales, compartieron detalles sobre el proceso de filmación y los desafíos que enfrentaron.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

En el vasto paisaje de la Puna jujeña, el equipo creativo detrás del cortometraje "El Pozo" se aventuró para dar vida a una obra cinematográfica que explora las complejidades de la violencia y la opresión hacia las mujeres. En una reciente entrevista en "El Matutino" de El Tribuno Plus, Jesús Chauqui Chaud, director del cortometraje; Pablo Contreras, jefe de producción; y Cintia Aldapi, directora de efectos especiales, compartieron detalles sobre el proceso de filmación y los desafíos que enfrentaron.

RODAJE | SE HIZO EN LA PUNA JUJEÑA PARA HABLAR DE LA VIOLENCIA Y EL SOMETIMIENTO DE LAS MUJERES

"Este es un proyecto que nace de una antología de relatos en formato cortometraje que recorre distintas historias de las regiones de la provincia. Se ponen en tensión lo sobrenatural con lo doméstico y las historias de relatos orales de aparecidos", explicó Chauqui, resaltando la complejidad temática del proyecto. "Este es el segundo proyecto de la antología, (el primero lo filmamos entre 2019 y 2022) y a través del apoyo económico del Instituto de Artes Audiovisuales de Jujuy, hemos logrado llevarlo a cabo", reveló.

La elección de la Puna (filmaron en Abra Pampa, Tabladitas y en el Cerro Huanca) como escenario principal no fue casualidad. "Queríamos centrarnos en la Puna y hablar desde ese lugar desértico, desde ese lugar de silencio. Se centran en las violencias hacia las mujeres, la opresión y el silencio en el que se encuentran insertas respecto a un orden patriarcal", indicó.

"La trama se nutre de relatos orales y elementos sobrenaturales que se entrelazan, creando una experiencia cinematográfica que fusiona lo tradicional con lo místico. El personaje principal, Jacinta, representa el duelo y la desesperación de una mujer que comete un acto considerado inmoral por ciertos cánones culturales. La narrativa explora las consecuencias de sus acciones y cómo enfrenta el 'castigo divino'", comentó.

"El Pozo" simboliza un elemento central y metafórico en el cortometraje, cargado de significado en relación con las temáticas que aborda la obra. "El pozo representa aquello que la sociedad intenta ocultar o silenciar", compartió Chauqui.

Cintia Aldapi, directora de efectos especiales, detalló cómo su equipo trabajó en el maquillaje y los efectos para crear una paleta visual única y transmitir la atmósfera deseada. "Trabajamos con texturas, creando esos espacios y vacíos sin cambiar las locaciones. Respetamos cada lugar y la intervención que hacíamos era mediante la luz y las sombras", explicó. "Fue un desafío trabajar en un cortometraje sin diálogos, centrándonos en la imagen y el sonido. La paleta monocromática y la estética fueron aspectos esenciales para transmitir la historia", añadió.

Pablo Contreras, jefe de producción, compartió algunas experiencias del rodaje en la Puna y cómo el clima jugó un papel crucial. "Tuvimos tres actores principales y algunos extras, incluyendo niños. Trabajamos con gente de la zona para generar movimiento y colaboramos estrechamente con la comunidad de Abra Pampa. La logística fue desafiante, pero contamos con el apoyo de diversas instituciones, como el Ministerio de Desarrollo Social y el Instituto Nacional Tecnológico Agropecuario", relató.

El clima en la Puna, conocido por su imprevisibilidad, presentó algunos desafíos. "Hubo situaciones como cortes de luz debido a tormentas, pero gracias a la calidad de nuestras cámaras, pudimos adaptarnos y seguir filmando. Incluso en situaciones extremas, como cuando se cortó la luz de una iglesia, encontramos soluciones creativas", relató.

En medio de las conversaciones sobre "El Pozo", la entrevista también tocó un tema crucial: la situación actual de la educación cinematográfica en Jujuy y el impacto de la "ley ómnibus". Jesús Chauqui, expresó su preocupación sobre los recortes propuestos que afectarían directamente a la escuela de cine.

"La Escuela de Realización y Experimentación Cinematográfica (Enerc) forma parte del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) y está en riesgo debido a los recortes propuestos por la "ley ómnibus". La escuela es fundamental para la formación técnica y práctica en el mundo audiovisual. Estamos luchando para que se comprenda la importancia de mantener estos espacios de enseñanza en la industria cinematográfica de Jujuy", destacó.

Antes de despedirse, Jesús Chauqui Chaud extendió una invitación al público para que vean "El Pozo" cuando esté listo para su estreno. "Esperamos tenerlo en pantalla pronto. Son historias narrativas necesarias que abordan temas complejos y oscuros. Queremos que el público experimente lo que nosotros vivimos al realizarlo y que pueda reflexionar sobre nuestra sociedad", concluyó.

"El Pozo" no solo promete ser un impactante cortometraje desde lo visual y sonoro, sino que también destaca la importancia de preservar y apoyar la educación cinematográfica en la región. Mientras esperamos el estreno, seguimos atentos a la lucha del equipo y de la comunidad por mantener viva la llama del cine en Jujuy.