¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

17°
25 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Las tres razones por las que el dólar blue subió groseramente en lo que va del año

La opinión de los expertos es clave en momentos de incertidumbre cambiaria como la actual. 

Jueves, 18 de enero de 2024 19:15

Desde que arrancó el año, los dólares libres se encaminaron al alza. Presionados por una menor demanda de pesos, tasas de interés que son negativas frente a la inflación y tensiones políticas, tanto el blue como las cotizaciones financieras acumulan subas que superan los $300 en lo que va de enero.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Desde que arrancó el año, los dólares libres se encaminaron al alza. Presionados por una menor demanda de pesos, tasas de interés que son negativas frente a la inflación y tensiones políticas, tanto el blue como las cotizaciones financieras acumulan subas que superan los $300 en lo que va de enero.

El dólar blue se vende a $1240 este jueves, lo que significa un incremento de $215 frente al 29 de diciembre pasado (+21%), último día hábil de 2023. El MEP con AL30 cotiza a $1242, por lo que acumula una escalada de $19,5 en la primera quincena de enero (+24,3%). Sin embargo, la mayor suba la registró el contado con liquidación, que actualmente se negocia a $1311. Son casi $338 en lo que va enero (+25,7%).

A continuación, cuáles son los motivos que empujan al dólar.

1. Tasas de interés negativas

En diciembre pasado, el Banco Central anunció una baja en las tasas de interés, una decisión que fue a contramano con el nuevo fogonazo inflacionario que evidenciaba la economía. Por ejemplo, en el caso de los inversores minoristas, los plazos fijos pasaron de pagar un 133% a 110% nominal anual. Es decir, un rendimiento del 9,1% mensual versus una inflación del 25,5% en diciembre.

“Con esta política monetaria, el Gobierno está licuando los pesos. Caputo [Luis, ministro de Economía] demuestra que es un excelente trader y está haciendo que la gran cantidad de pesos que hay emitidos, que es uno de los problemas que tiene la economía, se licúen. El problema es que macroeconómicamente esta política te puede llegar a traer problemas en el futuro inmediato. Porque, si bajaron la brecha cambiaria, que es un logro en tan poco tiempo, puede volver a subir al 100% en cuanto se alejan de lo que sería una normalización del mercado monetario y cambiario. Al tener una economía bimonetaria, y con tasas reales negativas, no es raro que la gente vaya al dólar como reserva de valor”, dijo el analista financiero Christian Buteler.

Además, para los próximos meses, los economistas esperan que la inflación se consolide en los dos dígitos. De acuerdo con el último informe de Relevamiento de Expectativas del Mercado, elaborado mensualmente por el Banco Central, los analistas esperan que el índice de precios al consumidor marque un 25,3% en enero; un 18,2% en febrero; un 14,9% en marzo; un 12,4% en abril y un 10,9% en mayo.

2. Caída en la demanda de dinero

Por estos meses, se registró un fenómeno estacional que es habitual. En diciembre, entre el pago del aguinaldo y las fiestas de fin de año, la demanda por los pesos llega a su pico máximo. Es una dinámica que permite contener, en parte, a las cotizaciones libres. La tendencia se suele mantener hasta la primera quincena de enero, para luego registrar el efecto contrario.

“En febrero se inicia una reversión de ese camino, con la mayor caída intermensual del año, para hacer piso en mayo. Eso hace pensar en una suba del dólar contado con liquidación (CCL). En consecuencia, a partir de la segunda quincena de enero la brecha cambiaria tendería a ensancharse tanto por ‘debajo’ (el dólar oficial viajando muy por debajo de la inflación) como por ‘arriba’ (CCL subiendo)”, señalaron desde la sociedad de bolsa Portfolio Personal de Inversiones (PPI).

3. Las miradas en el Congreso

La política también influye sobre el mercado cambiario. Mientras que el Gobierno recibe reveses judiciales por el megadecreto de necesidad y urgencia, el cual desregula diferentes aspectos de la economía, las miradas de los inversores se posan en el Congreso Nacional y cómo avanzan tanto el DNU como la ley ómnibus.

“El mercado está expectante de la aprobación de la ley ómnibus, pues en ella se juega gran parte del ajuste fiscal. Un rechazo obligaría a recalcular el plan y lo dejaría en una posición más debilitada. Si bien se estima que el proyecto tendrá modificaciones, el mercado se ilusiona con un balance positivo. Será un punto de atención y tensión permanente que nos acompañará en los primeros meses de 2024″, consideró Martín Polo, estratega jefe de Cohen Aliados Financieros.

 

FUENTE:LA NACIÓN