Estela Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo, describió que el último nieto recuperado, hijo de Ana Rubel y Hugo Castro, que permanecen desaparecidos, "es un chico alegre y generoso", en la conferencia de prensa que se realizó en la sede de la Casa de las Abuelas, en el barrio porteño de Monserrat.
Acompañada por el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, por nietos recuperados y referentes de otros organismos de Derechos Humanos, Carlotto dio detalles del joven que recuperó su identidad la semana pasada, luego de enterarse en agosto de este año de que no era hijo de quienes decían ser sus padres y acercarse en octubre a Abuelas para hacerse un análisis genético.
En ese marco, Carlotto, que recuperó a su nieto Guido Ignacio después de años de 36 años de lucha, relató que conoció al joven en el día de ayer y reflexionó: "Es un milagro que estos bebés que fueron torturados hayan sobrevivido con la integridad de ser herederos de su mamá y papá", ya que el nieto 116 nació en la ESMA, después de que Ana haya sido secuestrada en enero de 1977 con un embarazo de dos meses y dio a luz cinco meses más tarde durante su cautiverio en ese centro clandestino de detención.
Por los detalles que dio a conocer Estela, la pareja permaneció prisionera en algún centro clandestino de detención del Ejército hasta que Ana fue trasladada a la ESMA.
A partir de los testimonios de sobrevivientes de la Ex Esma, como Sara Solarz de Osatinsky y Alicia Miliase, se supo que en la enfermería del sótano, Ana dio a luz a su hijo que nació sietemesino y con un peso de menos de dos kilos.
Según una denuncia del año 1984, la familia Castro buscó a Hugo, a su mujer y al niño nacido en cautiverio desde un primer momento, ya que sabían que estaba esperando un hijo con su nueva pareja, a quien aún no conocían.
"Nosotros encontramos a los nietos para liberarlos y respetarles sus tiempos y sus maneras", manifestó la titular de Abuelas, y agregó que "cuando lo conozcan van a ver que no son palabras de una abuela que está obnubilada por la alegría y el amor sino que la forma en la que lo describo es verdad".
Por su parte, Fresneda señaló que "es una alegría poder tener un hermano" y remarcó que los gobiernos pasan pero "las políticas deben seguir en el tiempo".
El funcionario explicó que la conferencia, que estaba prevista para las 13, se retrasó por "lo que está pasando en estos instantes en Córdoba, donde el represor (Ernesto) Barreiro, imputado en la megacausa La Perla por crímenes de lesa humanidad cometidos en ese centro clandestino de detención durante la última dictadura cívico militar, reveló algunos lugares donde se habrían realizado enterramientos clandestinos de víctimas del terrorismo de Estado".
"Estas cosas demuestran que los derechos humanos no son un curro, son una realidad que todos los días, que modifican la calidad de vida de la gente", expresó el funcionario en clara oposición a las declaraciones del líder del PRO y jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, que había manifestado días atrás que en un eventual gobierno macrista "todos esos curros se acabaron" y consideró que "de esta manera Macri agrede a las víctimas".
En esa línea, Carlotto aseguró que "acá hubo una dictadura feroz" y repudió que "muchos que se van a presentar para la presidencia prometen el olvido y ensucian la memoria y nos ensucian a todos los que venimos luchando y dejando la vida, con la palabra curro".
"No podemos aplaudir a los candidatos que pregonan esas cosas", enfatizó y por último manifestó: "estamos todos los días abriendo caminos y veo que lo que nos mueve es el amor por nuestros hijos".
Por otra parte, Claudia Carlotto, hija de Estela y titular de la CONADIS (Comisión Nacional del Derecho a la Identidad) aseguró que al joven lo esperan dos tíos: Rubén de parte de su padre, y Perla, de parte materna y contó que el joven ya estuvo con algunos familiares, con quienes "pudo conversar y se llevaron muy bien".
Sin dar su nombre, las Abuelas leyeron que el último nieto recuperado es hijo de dos militantes del Frente Argentino de Liberación que fueron secuestrados en enero de 1977.
Ana Rubel, su madre, era maestra y estudiante de Ciencias Económicas, mientras que Hugo era maestro mayor de obra, vivió en Córdoba donde trabajó como obrero de la Ford y cuando se mudó a Buenos Aires comenzó a estudiar Arquitectura en la UBA.
Su hijo, que desde el 4 de diciembre conoce su verdadera identidad, fue criado por civiles, y hace dos meses se presentó en forma espontánea a realizarse los análisis de ADN porque tenía dudas sobre su historia.


Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...