Zeus estaba casi paralizado por completo cuando Lynda, su actual dueña, decidió llevárselo a su casa y cuidarlo. El can estaba en un refugio de Oklahoma, Estados Unidos.

La parálisis había sido causada, según un veterinario, por un virus y Kauther no se dio por vencida. Apenas lo rescató, comenzó a hacerlo nadar en la pileta para que moviera las piernas, mejorara sus músculos y pudiera comenzar a moverse.
"Sabía que debíamos proveerle algún medio para que comenzara a mover sus piernas, algo que no requiriera que él cargara el peso de su cuerpo sobre ellas, y pensé que nadar sería una de las mejores maneras de comenzar con él", expresó según informa The Huffington Post.
Tiempo después Zeus comenzó a moverse arrastrándose y, después, a gatear con sus rodillas. Para febrero de 2013 el canino ya andaba en una silla de ruedas y dio sus primeros pasos, aunque se tambaleaba como un caballo recién nacido.
Si bien el perro todavía necesita esteroides y terapia, ya aprendió a correr, se fortaleció, se sube al auto solo y hace prácticamente todo lo que hacía antes de agarrarse el virus que lo dejó casi paralizado.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...