Zeus estaba casi paralizado por completo cuando Lynda, su actual dueña, decidió llevárselo a su casa y cuidarlo. El can estaba en un refugio de Oklahoma, Estados Unidos.

La parálisis había sido causada, según un veterinario, por un virus y Kauther no se dio por vencida. Apenas lo rescató, comenzó a hacerlo nadar en la pileta para que moviera las piernas, mejorara sus músculos y pudiera comenzar a moverse.
"Sabía que debíamos proveerle algún medio para que comenzara a mover sus piernas, algo que no requiriera que él cargara el peso de su cuerpo sobre ellas, y pensé que nadar sería una de las mejores maneras de comenzar con él", expresó según informa The Huffington Post.
Tiempo después Zeus comenzó a moverse arrastrándose y, después, a gatear con sus rodillas. Para febrero de 2013 el canino ya andaba en una silla de ruedas y dio sus primeros pasos, aunque se tambaleaba como un caballo recién nacido.
Si bien el perro todavía necesita esteroides y terapia, ya aprendió a correr, se fortaleció, se sube al auto solo y hace prácticamente todo lo que hacía antes de agarrarse el virus que lo dejó casi paralizado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...