Los líderes de la oposición política de Venezuela dejaron ayer en evidencia en sus mensajes de Navidad la crisis de unidad que arrastran sobre cómo enfrentar al presidente Nicolás Maduro, y mientras unos lo saludaron, otros lo hicieron críticamente y un tercer grupo le pidió que renuncie.
El principal mensaje conciliador provino del presidente del partido democristiano nacional, Roberto Enríquez, quien en la red social Twitter escribió, "le deseo una feliz navidad a los compañeros de lucha y a los adversarios @NicolasMaduro, @dcabello y (a) todos".
El líder democristiano venezolano y también vicepresidente de la Organización Demócrata Cristiana de América (Odca) pidió asimismo perder el "miedo a la unidad" tanto al interior de las filas opositoras como entre estas y las oficialistas.
El dos veces candidato presidencial por la alianza de partidos opositores MUD (Mesa de la Unidad Democrática), Henrique Capriles, optó a su vez por un saludo crítico a Maduro y a los oficialistas. "A los que insultan, odian, a los que están llenos de malos sentimientos, también pedimos por ustedes, que el niño Jesús entre en sus corazones", escribió Capriles en la misma red social.
Capriles y otros opositores, denominados "moderados", mantienen distanciamientos políticos con dirigentes de otro sector al que tildan de "radicales", principalmente con el ahora detenido, Leopoldo López y la exdiputada, María Corina Machado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...