¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

28°
21 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Acusan a rebeldes prorrusos de lanzar una gran ofensiva | Ucrania, separatistas prorrusos, Ejército, violencia, Kiev

Jueves, 04 de junio de 2015 00:00
COMBATES / UN BOMBERO TRATA DE EXTINGUIR EL FUEGO PROVOCADO POR ATAQUES.
Ucrania acusó ayer a los separatistas prorrusos del este de lanzar "una gran ofensiva" contra las posiciones del ejército, suscitando temores sobre una nueva escalada de violencia, a pesar del alto el fuego en vigor.
Es el mayor ataque denunciado por Kiev desde que los rebeldes conquistaron la ciudad estratégica de Debaltsevo, que conecta los bastiones rebeldes de Donetsk y Lugansk, poco después de la entrada en vigor del alto el fuego el 15 de febrero.
"Los terroristas rusos, en violación de los acuerdos de Minsk, lanzaron una gran ofensiva sobre las posiciones ucranianas", declaró el Estado Mayor del ejército ucraniano.
"El enemigo envió más de 10 tanques y hasta 1.000 hombres contra las fuerzas ucranianas camino a Mariinka", a unos 20 kilómetros del bastión separatista de Donetsk.
El ejército aseguró que sus soldados consiguieron repeler el ataque enemigo, recurriendo a "artillería, que se encontraba en una zona alejada conforme a los acuerdos de paz de Minsk".
Las armas de calibre superior a los 100 milímetros deberían haber sido retiradas del frente, según esos acuerdos de paz firmados en febrero.
Pasos cerrados
"El enemigo dispara sobre Mariinka con (lanzacohetes) Grad y con tanques", aseguró Viatcheslav Abroskin, el jefe de la policía leal a Kiev en la región de Donetsk.
Los separatistas negaron, por su parte, haber lanzado una ofensiva contra las tropas de Kiev, pero confirmaron que había combates cerca de Mariinka. "Murió un civil y cuatro resultaron heridos en Donetsk", precisó un representante de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD), Eduard Basurin.
El "ministro" de Defensa de la RPD, Vladimir Konokov, comunicó, por su parte, la muerte de 15 personas, según una agencia oficial separatista, aunque esa cifra no pudo ser confirmada.
Los disparos entre ambos bandos obligaron a cerrar los puestos de control entre la zona dominada por el ejército ucraniano y el territorio rebelde, bloqueando a cientos de vehículos en la carretera.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla
Ucrania acusó ayer a los separatistas prorrusos del este de lanzar "una gran ofensiva" contra las posiciones del ejército, suscitando temores sobre una nueva escalada de violencia, a pesar del alto el fuego en vigor.
Es el mayor ataque denunciado por Kiev desde que los rebeldes conquistaron la ciudad estratégica de Debaltsevo, que conecta los bastiones rebeldes de Donetsk y Lugansk, poco después de la entrada en vigor del alto el fuego el 15 de febrero.
"Los terroristas rusos, en violación de los acuerdos de Minsk, lanzaron una gran ofensiva sobre las posiciones ucranianas", declaró el Estado Mayor del ejército ucraniano.
"El enemigo envió más de 10 tanques y hasta 1.000 hombres contra las fuerzas ucranianas camino a Mariinka", a unos 20 kilómetros del bastión separatista de Donetsk.
El ejército aseguró que sus soldados consiguieron repeler el ataque enemigo, recurriendo a "artillería, que se encontraba en una zona alejada conforme a los acuerdos de paz de Minsk".
Las armas de calibre superior a los 100 milímetros deberían haber sido retiradas del frente, según esos acuerdos de paz firmados en febrero.
Pasos cerrados
"El enemigo dispara sobre Mariinka con (lanzacohetes) Grad y con tanques", aseguró Viatcheslav Abroskin, el jefe de la policía leal a Kiev en la región de Donetsk.
Los separatistas negaron, por su parte, haber lanzado una ofensiva contra las tropas de Kiev, pero confirmaron que había combates cerca de Mariinka. "Murió un civil y cuatro resultaron heridos en Donetsk", precisó un representante de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD), Eduard Basurin.
El "ministro" de Defensa de la RPD, Vladimir Konokov, comunicó, por su parte, la muerte de 15 personas, según una agencia oficial separatista, aunque esa cifra no pudo ser confirmada.
Los disparos entre ambos bandos obligaron a cerrar los puestos de control entre la zona dominada por el ejército ucraniano y el territorio rebelde, bloqueando a cientos de vehículos en la carretera.

Temas de la nota