Grecia buscaba el día de ayer volver a la normalidad económica con la reapertura de sus bancos después de tres semanas de cierre y la entrada en vigor de una importante subida del IVA.
Las sucursales de los bancos del país comenzaron a recibir por la mañana a los clientes que se presentaban en la ventanilla, aunque la afluencia no era excepcional, constató la AFP.
Aunque los servicios bancarios siguen siendo restringidos, se podían efectuar compras en el extranjero y, en el caso de los que tienen que pagar tratamientos médicos o sus estudios fuera de Grecia, hacer transferencias al exterior.
Algunos esperaban algo más. Grigoris, un jubilado de 76 años, deseaba sacar de una vez el importe máximo autorizado hasta el viernes, 300 euros para cinco días.
"Me han explicado que debía esperar hasta el final de la semana para retirar esa cantidad", explicó decepcionado.
Luka Katseli, presidenta de la Unión de Bancos Griegos y del Banco Nacional de Grecia, una de las cuatro principales entidades helenas, llamó a los usuarios a traer sus ahorros a los bancos para contribuir a la solvencia del sistema.
"Si sacamos el dinero de nuestras cajas fuertes y de nuestras casas, donde, de todas formas, tampoco está seguro, y lo traemos a los bancos, reforzamos la liquidez" de la economía, declaró a la cadena Mega, recordando que cerca de 40.000 millones de euros habían sido retirados desde diciembre, degradando considerablemente la situación.
El IVA subió 10 puntos
El IVA pasó ayer del 13% al 23% para los alimentos envasados y la restauración, pero también para las tarifas de los taxis, los preservativos y los servicios funerarios.
Por el contrario, permanecerá intacto en hostelería y ligeramente reducido al 6% para los medicamentos, los libros y los espectáculos.
El Gobierno espera ingresos suplementarios anuales de unos 2.400 millones de euros anuales a partir de 2016, y de 795 millones este año.
El parlamento griego aprobó el miércoles esa subida, incluida en el acuerdo firmado con los acreedores hace una semana en Bruselas a cambio de un nuevo plan de ayuda, el tercero desde 2010.
Antes Atenas recibirá un préstamo de urgencia de 7.000 millones de euros que serán casi inmediatamente absorbidos por un reembolso al BCE (4.200 millones) y por los pagos atrasados al FMI (2.000 millones).
Pese a todo, la canciller alemana Angela Merkel reiteró el domingo su oposición a una quita "clásica" de la deuda griega, al considerar no es posible dentro de la unión monetaria.
"Grecia ya ha obtenido un alivio", declaró. "Si la evaluación del programa que debe ser negociado tiene éxito, podremos volver a hablar" de ello, aclaró la canciller.
Expertos viajarán a Grecia para evaluar el estado del país.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...