Cerca de 360 personas permanecen evacuadas o autoevacuadas en el distrito de Roque Pérez, en el oeste bonaerense, donde las aguas del río Salado experimentan una bajante pero sin permitir todavía el regreso a los hogares de los afectados.
Así lo señaló a Télam el jefe de bomberos local, Ramón Pierini, quien detalló que más de 300 personas se encuentran autoevacuadas en casas de familiares o amigos, en tanto que otras 60 fueron ubicadas en el hospital local y en dependencias municipales de la ciudad cabecera del distrito.
Los bomberos realizaban ayer distintas tareas de apoyo a la población, especialmente en el pueblo de Carlos Beguerie, cercano a la ciudad de Roque Pérez, donde una 300 personas permanecen aisladas y son asistidas con agua potable y alimentos.
Animales que quedaron aislados en llanos están siendo asistidos y alimentados a través de lanchas por los bomberos locales.
"No tenemos un cálculo preciso de la cantidad de hectáreas que se encuentran bajo el agua pero sabemos que se han muerto muchos animales y nosotros con las lanchas le estamos llevando comida a los animales que han quedado aislados en las lomadas", dijo el jefe de bomberos.
"En este momento hay 350 vacas en una lomada de tres dueños distintos y nosotros le estamos llevando maíz molido y entero en bolsas", indicó Pierini, quien comanda un total de 40 bomberos voluntarios de Roque Pérez y otros 16 del pueblo cercano de Beguerie.
"Ahora hemos organizado el trabajo de asistencia pero cuando comenzó la inundación contamos con la asistencia de otros bomberos de los partidos de Lomas de Zamora, Esteban Echeverría y Glew, que nos estuvieron ayudando cerca de 4 o 5 días porque estábamos desbordados", explicó.
Por su parte, el titular de Defensa Civil de la localidad bonaerense de Ranchos, Juan Manuel Álvarez, informó que el agua por el desborde del río Salado "empezó a bajar de forma progresiva".

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...