¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

29°
22 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Crece la presión sobre Merkel

Miércoles, 20 de enero de 2016 01:30
ANGELA MERKEL / ANUNCIÓ QUE MANTENDRÁ SU POLÍTICA ANTE LOS REFUGIADOS.
Legisladores oficialistas urgió a la canciller Angela Merkel a poner fin a su política de aceptación de refugiados y un sondeo mostró una caída del respaldo popular a su bloque conservador, redoblando la presión sobre la jefa de gobierno en medio de crecientes diferencias en la coalición.
Con 3 importantes elecciones previstas para marzo, el manejo de la crisis de refugiados se ha convertido en el mayor desafío para Merkel luego de 10 años en el poder en Alemania, actualmente al frente de una coalición entre su bloque conservador y sus históricos rivales socialdemócratas, de centroizquierda.
Los aliados conservadores de Merkel en la sureña región de Baviera critican casi todos los días las políticas de la canciller ante los refugiados, y los cuestionamientos que llegan del Partido Social Demócrata (SPD), el socio menor de la coalición, también van en aumento.
En ese contexto, medios alemanes ya comenzaron a especular sobre el futuro político de la jefa de gobierno.
Merkel rechaza cerrar las fronteras de Alemania y apuesta por una redistribución de solicitantes de asilo más igualitaria
Ayer, el diario Bild, el más vendido de Alemania, publicó una encuesta que mostró que el apoyo al bloque conservador de Merkel, cayó 2,5 puntos, hasta el 32,5%, su nivel más bajo desde los comicios de 2013.
El sondeo también mostró que el partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD), que se opone a la entrada de refugiados, subió un punto porcentual y cuenta ya con un respaldo del 12,5%.
La AfD ha prosperado en medio del creciente malestar popular con los refugiados, exacerbado por una ola de ataques sexuales contra mujeres ocurrida en la ciudad de Colonia en la noche de Año Nuevo y se espera que tenga un muy buen desempeño en los comicios de marzo.
La insistencia de Merkel de que Alemania puede lidiar con el 1,1 millón de refugiados llegados al país el año pasado y con los que arribarán en 2016, ha causado malestar entre autoridades locales que enfrentan problemas para dar albergue a los solicitantes de asilo.
Este descontento comenzó ya a traducirse en una creciente presión para que Alemania cierre sus fronteras 5 meses después de haberlas abierto a los solicitantes de asilo.
En una carta enviada a Merkel, 44 legisladores conservadores, urgieron a la canciller a cambiar el rumbo, un día después de que su vocero dijera que la jefa de gobierno mantendrá sus políticas pese a las críticas.
Merkel rechaza cerrar las fronteras de Alemania y apuesta por una redistribución de solicitantes de asilo más igualitaria entre los socios europeos y por un acuerdo con Turquía para que el país deje salir a menos refugiados rumbo a Grecia.
La UE advierte consecuencias
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que el bloque comunitario tiene hasta marzo "para ver si funciona" su estrategia para resolver la crisis migratoria que golpea al continente y advirtió que, en caso contrario "las consecuencias serán graves".
"El Consejo europeo de marzo será la fecha límite para ver si la estrategia funciona. Si no, las consecuencias serán graves", afirmó Tusk, y señaló "el colapso de Schengen", (el espacio de libre circulación entre las fronteras que rige entre los estados miembro) como uno de los riesgos implicados en un eventual fracaso.
"Si no podemos vigilar las fronteras adecuadamente fracasaremos como comunidad política", subrayó Tusk en pleno del Parlamento Europeo (PE), en un debate sobre las conclusiones de la última cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE.
En tanto, el ministro de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, sostuvo que no hay que hacerse ilusiones acerca de que la crisis pueda resolverse a corto plazo o que haya unas pocas medidas que puedan cambiar la situación de la noche a la mañana.
"La experiencia muestra que la gente huye de la guerra y la violencia y mientras haya guerra en Medio Oriente, la gente seguirá huyendo y buscando el camino hacia Europa", dijo el ministro.
Por ello subrayó que es clave frenar la escalada de los conflictos en Irak y Siria, pues pueden perturbar los esfuerzos por pacificar la región, así como buscar una salida a la guerra civil en Siria.
El ministro ve como parte de la solución crear condiciones en los países vecinos a Siria para que los desplazados no se vean forzados a buscar el camino hacia Europa.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla
Legisladores oficialistas urgió a la canciller Angela Merkel a poner fin a su política de aceptación de refugiados y un sondeo mostró una caída del respaldo popular a su bloque conservador, redoblando la presión sobre la jefa de gobierno en medio de crecientes diferencias en la coalición.
Con 3 importantes elecciones previstas para marzo, el manejo de la crisis de refugiados se ha convertido en el mayor desafío para Merkel luego de 10 años en el poder en Alemania, actualmente al frente de una coalición entre su bloque conservador y sus históricos rivales socialdemócratas, de centroizquierda.
Los aliados conservadores de Merkel en la sureña región de Baviera critican casi todos los días las políticas de la canciller ante los refugiados, y los cuestionamientos que llegan del Partido Social Demócrata (SPD), el socio menor de la coalición, también van en aumento.
En ese contexto, medios alemanes ya comenzaron a especular sobre el futuro político de la jefa de gobierno.
Merkel rechaza cerrar las fronteras de Alemania y apuesta por una redistribución de solicitantes de asilo más igualitaria
Ayer, el diario Bild, el más vendido de Alemania, publicó una encuesta que mostró que el apoyo al bloque conservador de Merkel, cayó 2,5 puntos, hasta el 32,5%, su nivel más bajo desde los comicios de 2013.
El sondeo también mostró que el partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD), que se opone a la entrada de refugiados, subió un punto porcentual y cuenta ya con un respaldo del 12,5%.
La AfD ha prosperado en medio del creciente malestar popular con los refugiados, exacerbado por una ola de ataques sexuales contra mujeres ocurrida en la ciudad de Colonia en la noche de Año Nuevo y se espera que tenga un muy buen desempeño en los comicios de marzo.
La insistencia de Merkel de que Alemania puede lidiar con el 1,1 millón de refugiados llegados al país el año pasado y con los que arribarán en 2016, ha causado malestar entre autoridades locales que enfrentan problemas para dar albergue a los solicitantes de asilo.
Este descontento comenzó ya a traducirse en una creciente presión para que Alemania cierre sus fronteras 5 meses después de haberlas abierto a los solicitantes de asilo.
En una carta enviada a Merkel, 44 legisladores conservadores, urgieron a la canciller a cambiar el rumbo, un día después de que su vocero dijera que la jefa de gobierno mantendrá sus políticas pese a las críticas.
Merkel rechaza cerrar las fronteras de Alemania y apuesta por una redistribución de solicitantes de asilo más igualitaria entre los socios europeos y por un acuerdo con Turquía para que el país deje salir a menos refugiados rumbo a Grecia.
La UE advierte consecuencias
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que el bloque comunitario tiene hasta marzo "para ver si funciona" su estrategia para resolver la crisis migratoria que golpea al continente y advirtió que, en caso contrario "las consecuencias serán graves".
"El Consejo europeo de marzo será la fecha límite para ver si la estrategia funciona. Si no, las consecuencias serán graves", afirmó Tusk, y señaló "el colapso de Schengen", (el espacio de libre circulación entre las fronteras que rige entre los estados miembro) como uno de los riesgos implicados en un eventual fracaso.
"Si no podemos vigilar las fronteras adecuadamente fracasaremos como comunidad política", subrayó Tusk en pleno del Parlamento Europeo (PE), en un debate sobre las conclusiones de la última cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE.
En tanto, el ministro de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, sostuvo que no hay que hacerse ilusiones acerca de que la crisis pueda resolverse a corto plazo o que haya unas pocas medidas que puedan cambiar la situación de la noche a la mañana.
"La experiencia muestra que la gente huye de la guerra y la violencia y mientras haya guerra en Medio Oriente, la gente seguirá huyendo y buscando el camino hacia Europa", dijo el ministro.
Por ello subrayó que es clave frenar la escalada de los conflictos en Irak y Siria, pues pueden perturbar los esfuerzos por pacificar la región, así como buscar una salida a la guerra civil en Siria.
El ministro ve como parte de la solución crear condiciones en los países vecinos a Siria para que los desplazados no se vean forzados a buscar el camino hacia Europa.

Temas de la nota