A más de tres meses del intento de golpe de Estado contra el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, más de 35 mil militares y civiles están en prisión preventiva por su presunta participación o vinculación con el levantamiento, mientras la policía busca a otras 4 mil personas, según informó ayer el gobierno.
El ministro de Justicia, Bekir Bozdag, dio un parte ante el canal de televisión local NTV y explicó que desde la intentona del 15 de julio pasado, las fiscalías de todo el país abrieron investigaciones contra unas 82 mil personas, todas por presunta vinculación con los golpistas.
Erdogan y su gobierno señalan como el cerebro del levantamiento cívico-militar al predicador Fethullah Gulen, un exaliado auto exiliado en Estados Unidos hace años. Pese a su histórica alianza con Washington, Ankara aún no ha conseguido que la Casa Blanca lo deporte para ser juzgado y condenado en su país.
Tras el intento de golpe, Erdogan se puso al frente de una purga masiva, que afectó principalmente a las Fuerzas Armadas, a la Policía, a la Educación pública y a la Justicia.
Para hacerlo sin trabas legales, el mandatario declaró el estado de excepción -que en principio vence a mediados de enero próximo- y esto le permitió despedir de un plumazo a más de 50 mil empleados públicos y extender la figura de la prisión preventiva sin cargos de cuatro a treinta días.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...