LA QUIACA (Corresponsal). Lorena Vilte (32) está separada de su expareja desde hace tres años, se cansó de tanto maltrato y decidió hacer pública su situación para que la justicia actúe de una vez por todas.
Dialogó con El Tribuno de Jujuy en la plaza de Abra Pampa acompañada por una amiga; quiso estar en lugar público por temor a que algo le ocurra. Ella vive en esa localidad puneña hace 13 años, conoció a A.R.V. y desde ese momento lo que parecía una historia de amor se transformó en un calvario, del cual quiere salir para poder tener una vida normal.
"En principio comenzó con empujones y me tiraba del cabello, con el correr del tiempo las agresiones fueron otras, como quemaduras con cigarrillo y varias cosas más", dijo.
Luego añadió: "yo primero era muy sumisa, tenía mucho miedo, estaba sometida a él, aceptaba que me diga que soy su esclava, después pude informarme por los medios de comunicación y comencé a tomar coraje y contar mi problema. En ese momento las personas que debían ayudarme no lo hicieron", sostuvo.
En tal sentido cargó las tintas contra el exayudante fiscal de Abra Pampa y quienes en ese tiempo estaban al frente de la Seccional 16§.
"La policía llegó a decirme que me vaya de mi casa y de la ciudad. Yo me pregunto: cómo es posible que agarre mis cosas, dejando todo. Tenía a mis hijos estudiando, muchas veces dijeron que estaba loca hasta el exfiscal Alejandro Carrillo dijo que yo estaba "chapita" ".
Testigos silenciosos
Lorena es madre de dos hijos que tienen entre 15 y 12 años. Ellos desde pequeños fueron testigos de tanta violencia ejercida en contra de su madre. "Muchas veces fueron testigos, mi hija mayor siempre vivió asustaba por la violencia del padre contra mi persona, hasta ella misma recibió golpes e insultos", dijo.
En este tipo de situaciones, siempre por detrás hay una familia. Consultada sobre qué hicieron los parientes de la pareja, la mujer manifestó que "por parte mía se cansaron de hablarle, que vayamos a tratamiento psicológico, del lado de él siempre lo apañaron y cubrieron la madre y las tías. Nunca hicieron nada por este hombre", relató.
Continuando con su relato expresó que "desde que estamos separados igual siguieron los hechos de violencia, solo por tratar de ver a mi hijo recibí muchas golpizas. Alejandro Carrillo le dio la custodia del menor de mis hijos, pero cuando iba a verlo seguían las agresiones".
Sin pertenencias
Hace dos meses A.V. quemó la vivienda que compartían en el barrio 12 de Octubre de la capital puneña: "incendió toda la casa, no pude sacar ni un pantalón, dejó carteles amenazando que sabía todas las pertenencias que había y que no toque nada, mi hijo pudo salvarse porque vino a mi casa sino hoy estaría lamentando su muerte. La policía solo "cajoneó" la denuncia, y dejaron constancia que fue un incendio accidental".
Feroz golpiza
El último hecho violento ocurrió el sábado último, cuando Lorena llegaba a su domicilio. "Apareció y de una "piña" me dejó desmayada. Cuando reaccioné estaba en la casa, él tomaba alcohol y continuaba pegándome. Comenzó a tirarme vino y amenazaba con matarme y cuando se durmió pude escapar". Por este último episodio de violencia estuvo internada 5 días en el hospital de Abra Pampa y otros tantos en la ciudad de La Quiaca con lesiones de distinta consideración.
Ella, al igual que sus hijos están bajo tratamiento psicológico gracias a los programas de la comuna abrapampeña y del Estado provincial. "Lo único que pido es justicia y poder vivir en paz. Agradezco a todos los que me apoyaron siempre, fue una lucha de varios años", finalizó
Por otra parte nuestro medio pudo saber que A.V. fue detenido en las últimas horas por violar la protección de persona que tenía la víctima. Además el fiscal quiaqueño Luis Miguel Cavanna tomo cartas en el asunto, y Lorena pudo ampliar y ratificar su denuncia. Las actuaciones las realiza la Seccional 16§, a cargo de la comisario Lidia Romero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...