Con mucha alegría y enormes expectativas, la Asociación de Protección al Paralítico Cerebral (Appace) recibió la grata noticia de que dos de los jóvenes con discapacidad que asisten a la institución serán insertados laboralmente en locales de la reconocida cadena de heladerías Grido de San Salvador de Jujuy. La iniciativa fue tomada por Ana Huergo, quien es franquiciada de la mencionada firma comercial, y logró concretarse con el apoyo del Ministerio de Trabajo de la Nación a través del programa Promover, Linea 2.
Se trata de un acontecimiento de suma importancia tanto para los jóvenes como para la institución que los contiene, ya que no son muchas las ocasiones en que se concretan estas acciones que fomentan su inserción laboral y social, generando una oportunidad para que ellos puedan acceder a un puesto de trabajo que los dignifique.
Es por esto que, luego de haber alcanzado el consenso necesario entre la empresa, la institución, la familia de los jóvenes y la Gerencia de Empleo, dependiente del Ministerio de Trabajo Nacional, ayer se firmaron los contratos que permitirán a los jóvenes comenzar a desarrollar sus tareas a partir del próximo martes. Si bien la firma de este instrumento implicó una mera formalidad, fue todo un acontecimiento que se cumplió en un marco festivo, de algarabía y de gran satisfacción tanto para Rodrigo Menéndez y Ruth Cáceres que son los beneficiarios, como así también para sus familiares, la empleadora y los propios capacitadores de Appace, quienes celebraron la noticia.
Si bien desde Appace ya se han concretado experiencias similares, donde algunos jóvenes que han participado del centro de Capacitación laboral han logrado acceder a un puesto de trabajo tanto en empresas locales del sector privado como en algunas reparticiones públicas, es la primera vez que la institución logra la inserción de dos jóvenes gracias al aporte del Ministerio de Trabajo de la Nación, quien mediante la Gerencia de Empleo proporcionará una Capacitación Laboral, similar a una pasantía rentada.
En este caso, el programa de entrenamiento laboral "Promover", facilitará a la empresa la toma de dos jóvenes por un periodo de cuatro meses (de noviembre a marzo) en los que el estado se hace cargo de una parte del salario, a lo que la empresa suma otro aporte para completarlo. Durante este periodo, deberán cumplir jornadas laborales reducidas de cuatro horas, de lunes a viernes.
De lo poco, sumar un aporte
Ana Huergo es la titular de las sucursales de Grido que se encuentran ubicadas en el parque San Martín y el barrio Ciudad de Nieva de la capital, además de la sucursal de Tilcara. en las dos primeras serán empleados Rodirgo y Ruth, dos jóvenes con discapacidad que accederán por primera vez a un trabajo formal.
Huergo explicó que esta iniciativa nació como una necesidad personal desde hace varios años, pero que lamentablemente por diferentes razones nunca se pudo concretar hasta este año que logro contactarse con la gente de Appace quienes, según dijo, desde el primer momento se entusiasmaron mucho con la idea de poder incluir a chicos con discapacidad en la empresa.
En torno a las tareas que desempeñarán los jóvenes, explicó que serán auxiliares de venta, cumpliendo tareas de reposición de mercadería en el local como así también de mantener la limpieza y el orden en el local. "Nuestro principal objetivo es brindar un buen servicio y en esto Rodrigo y Ruth van a cumplir un rol fundamental porque van a ayudar a mantener el orden en los lugares donde permanecen los clientes. Consideramos que sin estas tareas de soporte es muy difícil brindar un buen servicio, es por eso que los chicos van a ser muy importantes", dijo. Huergo remarcó que esperan ansiosos la presencia de los chicos en los locales y con muchas expectativas por ver su desempeño. "Estamos convencidos de que nosotros vamos a aprender más que lo que nosotros le podemos enseñar; vamos a aprender a ser mejores personas, a incluir a las personas con discapacidad y así aprender a ser una sociedad más justa, sabiendo que todos somos diferentes", aseguró la empresaria.
Finalmente convocó a sus pares empresarios a sumarse con este tipo de iniciativas por cuanto consideró que "con muy poco se puede dar una ayuda grandísima a personas que tienen los mismos derechos y los mismos deseos de conseguir un trabajo, igual que cualquier persona".

Appace busca que la iniciativa se replique en otras empresas
La comunidad educativa de Appace vio con muy buenos ojos la inserción laboral de los dos jóvenes que asisten a la institución y celebraron la iniciativa, especialmente porque no es algo que se dé con frecuencia. Es que si bien desde la institución ya han tenido experiencias anteriores en la incorporación de personas con discapacidad en puestos de trabajo, no han sido numerosas por lo que cada vez que sucede, se lo celebra como un gran acontecimiento.
El artículo 8 de la ley 22.431 fija que el 4% del personal del Estado y sus organismos deben ser personas con discapacidad.
Según explicó la directora del Centro de Día de Appace, sede Malvinas, Cecilia Centini, pese a que existe la ley nacional 22.431 que impulsa la obligatoriedad de que las empresas incorporen trabajadores con discapacidad, sigue siendo una situación poco habitual. "Hemos tenido chicos que han sido contratados por empresas locales, por iniciativas de ellos sin intervención del estado, también hay chicos que han logrado crear sus propios emprendimientos, y ahora logramos que Rodrigo y Ruth accedan mediante una pasantía, lo cual es muy bueno porque pretendemos que sea una instancia replicable", dijo. Sin embargo aclaró que todavía es difícil que las empresas y el estado acepten incorporar a personas con discapacidad.
Por otra parte, indicó que también existen ciertos frenos que ponen los propios padres de los chicos, quienes por temor a cómo vayan a ser tratados o aceptados por la propia sociedad, prefieren evitar que accedan a algún puesto de trabajo. "Trabajamos mucho con los padres para convencerlos de que sus hijos pueden hacerlo y si bien hay ciertos temores creemos que son riesgos que hay que asumir", señaló.
Finalmente la subdirectora Graciela Quispe, aseguró que los jóvenes se capacitan en diferentes ámbitos para poder desempeñarse laboralmente. "Ellos se preparan para poder acceder a una instancia laboral real, lo cual es gratificante para ellos porque les empieza a dar una cierta idea de independencia además nuevos lazos sociales".
Argentina adhirió a la Convención
En el año 2008, Argentina adhirió a la Convención Internacional de Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad, la cual hace hincapié sobre las importancia de eliminar las barreras que impiden la integración y participación de estas personas en la sociedad.
Entre los numerosos aspectos que aborda, este documento busca que se respete su independencia y su libertad para decidir sobre lo que les afecta, evitar la discriminación, procura que todas las personas participen plenamente en la sociedad, promover la igualdad de oportunidades, la accesibilidad, la igualdad.
En su articulo 19, la convención hace referencia al derecho que poseen las personas con discapacidad a vivir con independencia y a forma parte de la comunidad, para ello se busca garantizar que ellos elijan con quien y donde quieren vivir, para lo cual el estado debe brindar la ayuda necesaria, en tanto que fija que podrán disponer de los mismos servicios e instalaciones que el resto de las personas, para lo cual estos deberán estar adaptados.
Aspectos laborales
En su articulo 27, la convención advierte sobre el derecho que tienen las personas con discapacidad a trabajar y a ganarse la vida con el trabajo que elijan. Y advierte que para esto, los países prohibirán la discriminación, velarán para tengan las mismas condiciones de trabajo que el resto de las personas, los mismos salarios y derechos sindicales y que fomentarán el acceso de este sector de la sociedad a puestos de trabajo formales.



Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...