Los talibanes atentaron ayer contra la mayor base de Estados Unidos en Afganistán con la infiltración de un suicida que detonó un artefacto explosivo y murieron cuatro personas y otras 14 resultaron heridas.
El ataque contra la instalación militar de Bagram, la más fortificada del país y adonde llegan los representantes estadounidenses cuando viajan a Afganistán, se produjo en circunstancias que aún la Otan, que ha confirmado 4 muertos y "aproximadamente" 14 heridos, no explicó.
La detonación se produjo en la madrugada y provocó la reacción inmediata de las fuerzas de respuesta y de los cuerpos médicos de la Alianza.
El jefe de las tropas de Estados Unidos y la Otan en Afganistán, el general John Nicholson, indicó que la misión Apoyo Decidido de la Alianza y las fuerzas estadounidenses en el país "continuarán cumpliendo la misión de dar entrenamiento, asesoramiento y apoyo" a los socios locales para "crear un mejor Afganistán".
El secretario general de la Otan, Jens Stoltenberg, manifestó sus condolencias desde la red social Twitter a los familiares de las víctimas en la base.
A falta de información oficial por parte de la Otan, el portavoz del gobernador de la provincia de Parwan, Wahid Sediqi, indicó que según los datos que manejan el atacante suicida "logró entrar en la base disfrazado como un trabajador local. Todavía no está claro cuántos de los muertos y heridos son extranjeros y locales", agregó.
Los talibanes reivindicaron el ataque en un mensaje de su portavoz Zabihullah Mujahid en Twitter donde afirmó que un "mártir" atacó la base infligiendo "grandes bajas" a las fuerzas estadounidenses.
Este es el ataque más importante de este año contra una instalación de la Otan en la ciudad de Afganistán, donde la Alianza Atlántica mantiene unos 12 mil efectivos en misión de apoyo y capacitación a las fuerzas afganas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...