La sombra del presidente electo estadounidense Donald Trump planeó en la jornada de ayer en la apertura de la conferencia sobre el clima (COP22), en la que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió no bajar la guardia.
Unos 80 líderes mundiales acudieron a la cita en Marrakech para mostrar su apoyo a la lucha contra el cambio climático, ante la posibilidad de que Estados Unidos abandone las negociaciones, lo que haría saltar por los aires el frágil consenso.
Ban Ki-moon quiso tranquilizar de nuevo al mundo poco antes de la apertura de la cita, la primera desde el histórico Acuerdo de París de hace un año, que unió a 196 países.
Ban se declaró "optimista" y dijo que Trump, que ha dicho que sacará a Estados Unidos del Acuerdo de París, "entenderá la urgencia del cambio climático".
"Estoy seguro de que tomará una decisión buena, adecuada", añadió Ban ante la prensa.
El secretario general de la ONU alabó el pasado empresarial de Trump, y aseguró que entenderá que el cambio climático se ha convertido también en una oportunidad de negocios.
"No tenemos derecho a jugar con la suerte de futuras generaciones", pidió Ban.
El mundo ha sufrido un gran deterioro en los últimos años: desde la emanación de gases tóxicos de las grandes empresas hasta la falta de conciencia de los ciudadanos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...