Un total de 48 países en vías de desarrollo, entre ellos decenas que sufren especialmente los efectos del cambio climático, se comprometieron ayer en la cumbre sobre el clima que se celebra en Marrakech a abandonar el uso del carbón, el petróleo y el gas y sustituirlo por energías renovables lo antes posible.
En el marco de la conferencia del clima de Marruecos y con el objetivo de que el aumento de la temperatura global no supere los 1,5 grados centígrados respecto de los niveles preindustriales, los países emitieron ayer un comunicado conjunto, denominado "La Visión de Marrakesh".
La mayoría de los Estados firmantes pertenecen al Foro de Vulnerabilidad Climática (CVF), un grupo que reúne a los más afectados por las consecuencias del cambio climático, entre ellos Costa Rica, Marruecos, Camboya, Sudán, la república insular de Kiribati, Afganistán, Bangladesh, Barbados, Bután, Etiopía, Filipinas o Vietnam.
Los 48 países también se comprometieron a actualizar cuanto antes, de ser posible antes de 2020, sus planes nacionales para disminuir las emisiones de gases contaminantes, incluidos en el acuerdo climático sellado en diciembre de 2015 en París, para dar un impulso a una acción global más rápida para combatir el cambio climático.
"El compromiso adoptado por los países miembros del Foro de Vulnerabilidad Climática para que sus economías sean impulsadas totalmente por energías renovables es una visión audaz que marca el ritmo de los esfuerzos del mundo para implementar el Acuerdo de París y avanzar incluso más rápidamente para resolver la crisis climática", afirmó en un comunicado el exvicepresidente estadounidense Al Gore.
El comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, el español Miguel Arias Cañete, también saludó el acuerdo: "Estos países ya están experimentando hoy la terrible realidad del cambio climático y su propia existencia está en peligro".
Además, activistas medioambientales hicieron un llamamiento a la comunidad internacional para que vaya más allá de los objetivos del Acuerdo de París, donde se comprometió a dejar de emitir a la atmósfera, a partir de la segunda mitad del siglo XXI, más gases de efecto invernadero de los que los bosques sean capaces de absorber.
Para conseguir ese objetivo no se descarta el uso de energía nuclear como fuente energética. Los países firmantes, sin embargo, quieren estar utilizando energías renovables.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...