Al menos 27 civiles murieron ayer en bombardeos del régimen sirio contra los barrios rebeldes de la ciudad de Alepo que destruyeron uno de los últimos hospitales de la zona y obligaron a las escuelas a cerrar sus puertas.
Por quinto día consecutivo, una profusión de cohetes, obuses y barriles de explosivos se abatía sobre la segunda ciudad de Siria, causando un estruendo aterrador y estremeciendo el suelo y los inmuebles.
Los Cascos Blancos, socorristas presentes en la zona rebelde, publicaron en Facebook vídeos y fotos que muestran la violencia de los bombardeos.
En una de las grabaciones, se pueden ver varios voluntarios cerca de un cadáver ensangrentado. "No nos quedan bolsas" para envolver los cuerpos, lamenta uno de ellos.
"Es un día catastrófico en Alepo, asediada con un bombardeo sin precedentes con todo tipo de armas", escriben los Cascos Blancos.
"Prácticamente ningún barrio del este de Alepo se ha librado hoy de los bombardeos del régimen", indicó Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (Osdh).
Esta oenegé contabilizó 27 muertos ayer, elevando a 92 la cifra de civiles fallecidos desde el martes, cuando el régimen retomó, tras un mes de suspensión, los bombardeos sobre los barrios orientales sirios.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...