El primer pedido de juicio político para destituir al presidente de Brasil, Michel Temer, fue presentado ayer en la Cámara de Diputados por el opositor izquierdista Partido Socialismo y Libertad (Psol) por el supuesto delito de tráfico de influencias en un escándalo que en los últimos diez días causó la renuncia de dos ministros.
A la vez, los también opositores Partido de los Trabajadores (PT) y Partido Comunista de Brasil (Pcdob) pidieron al Fiscal General, Rodrigo Janot, la destitución de Temer por cometer un supuesto delito penal vinculado al escándalo de tráfico de influencias.
"Espero que el presidente de la Cámara baja acepte el pedido, que lleve este caso seriamente porque existe delito de responsabilidad. Y la posibilidad de que aumente el descontento popular es grande", dijo en conferencia de prensa el jefe del bloque del Psol, el diputado Iván Valente.
Es ampliamente esperado que el pedido sea rechazado por el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, del derechista partido Demócratas (DEM), aliado al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (Pmdb) de Temer y que cuenta con un pie en el Poder Ejecutivo con el ministro de Educación, Mendon‡a Filho.
Según Valente, el pedido está basado en la denuncia hecha por el renunciante ministro de Cultura Marcelo Calero ante la Policía Federal -que ahora deberá ser analizada por el fiscal general- de que Temer y el ex ministro de Gobierno Geddel Vieira Lima lo presionaron para que le curso a un negocio privado.
Se trata de la participación de Geddel, quien renunció el viernes, en un proyecto inmobiliario de lujo en Salvador, capital del estado de Bahía, que había sido embargado porque su construcción se estaba realizando en una zona protegida como patrimonio histórico, con lo cual habían ingresado a participar del asunto técnicos del Ministerio de Cultura.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...