Rusia anunció ayer que mañana viernes regirá una nueva "tregua humanitaria" en la sitiada ciudad siria de Alepo, una decisión que busca evitar víctimas y facilitar la evacuación de la población civil y de los grupos armados que se encuentran en ella.
La medida fue ordenada por el presidente ruso, Vladimir Putin, y regirá por 10 horas, entre las 9 y las 19 locales (2 y 12 de Argentina) de este viernes, informó el jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia, general Valeri Guerasimov.
"El Centro ruso para la reconciliación y las tropas gubernamentales (sirias) garantizarán la seguridad de la evacuación", dijo el militar.
Los civiles podrán salir de la ciudad por seis corredores, mientras que los miembros de los grupos armados podrán hacerlo por dos: uno, en dirección hacia la frontera sirio-turca, y el otro, hacia la ciudad siria de Idleb, agregó Guerasimov.
"En vista de la incapacidad de nuestros colegas estadounidenses de separar a la oposición de los terroristas, llamamos directamente a todos los líderes de los grupos armados a cesar la acciones de combate y a salir de Alepo con su armamento", dijo el general ruso.
"Los terroristas han sufrido muchas bajas y perdido gran cantidad de armamento. No tiene ninguna posibilidad de huir de la ciudad", subrayó Guerasimov.
Poco antes, desde Atenas, el canciller Serguei Lavrov, había criticado al gobierno de Estados Unidos por no aplicar las resoluciones del Consejo de Seguridad para resolver el conflicto de Siria y señaló que si se aplicaran "con honestidad" la situación podría mejorar.
Tras reunirse con el presidente griego, Prokopis Pavlópulos, Lavrov reclamó que aunque el grupo de trabajo sobre Siria, presidido por Rusia y Estados Unidos, acordó el comienzo inmediato y sin condiciones de las negociaciones políticas; la facilitación de la ayuda humanitaria, y la "lucha contra el terrorismo", nada de eso hasta ahora se ha materializado.
Lavrov recordó que fue el propio secretario de Estado norteamericano, John Kerry, quien señaló que todo el que quiera formar parte de la solución del conflicto "debe cortar todos los vínculos con los terroristas", unas palabras de "oro", dijo, que casi un año después todavía siguen sin aplicarse.
En tanto, la milicia islamista radical Estado Islámico (EI) retomó el control de 17 zonas en el norte y el noreste de Alepo en un contraataque contra facciones rebeldes apoyadas por Turquía, informó ayer el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.
La ONG con sede en Londres explicó que el objetivo de este asalto del EI, iniciado el martes, es alejar de la ciudad de Al Bab, el feudo principal de los yihadistas en el noreste de Alepo a esos milicias, que operan en el marco de la ofensiva Escudo del Éufrates, iniciado el pasado 21 de agosto para frenar el avance de las milicias kurdas.
Desde el martes, los radicales fueron retomando pueblos, granjas y colinas, que los rebeles islamistas sirios respaldados por aviones y carros de combates turcos, les habían arrebatado.
Los yihadistas lograron penetrar en la estratégica urbe de Ajtarín, que para el EI constituye uno de los símbolos religiosos que emplea para arengar a sus seguidores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...