"No no quiero el reconocimiento, quiero ganar la Copa", se sinceró Eduardo "Chacho" Coudet, director técnico de Rosario Central que alcanzó por tercer año consecutivo la final de la Copa Argentina, luego del durísimo partido por la semifinal con Belgrano, en el estadio "Antonio Romero" de la ciudad de Formosa.
Coudet no paraba de sonreír detrás de la valla del humilde pero cuidado estadio formoseño, luego de la tensión de un partido muy difícil, en el que Belgrano lo complicó.
Claro que hay un par de equipos en este proceso, que comenzó con aquel formado por Miguel Angel Russo en 2012 para ganar el ascenso al año siguiente y que luego alcanzó la primera final de la Copa Argentina en la edición de 2014.
Quizá aquel Central haya pagado un precio demasiado caro a su falta de osadía para ganar el partido en los 90 minutos.
La final de 2015 es una historia mucho más recordada por el paupérrimo arbitraje de Diego Ceballos y el primer asistente Marcelo Aumente.
Ceballos cobró un inexistente penal de Ferrari a Gino Peruzzi, el lateral derecho de Boca, fuera del área, y Aumente le anuló un gol de cabeza de Marco Ruben por una posición adelantada de Marcelo Larrondo, pero luego convalidó un tanto en una posición adelantada de Andrés Chávez.
Ahora Central apuesta, más que nunca, todos sus jugadores a la gran final de la Copa Argentina para la que Coudet parece haber recuperado a uno de sus "anchos", Teo Gutiérrez, que fue la figura de un partido caliente.
El equipo del "Chacho" Eduardo Coudet y los hinchas esperan que "la tercera sea la vencida", en este certamen que les sienta muy bien.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Como saldrá el superclásico del fútbol argentino?

Gana River
Gana Boca
Empatan
ver resultados

Importante ahora

cargando...