En el horizonte de diciembre, arden las hogueras del final del año. Ninguno de ellas tiene el misterioso origen de los fuegos fatuos, ni el deslumbrante estallido de la pirotecnia de fantasía. Son en realidad, peligrosas piras que se repiten año a año, y que por causal coincidencia o por premeditada alevosía, crepitan siempre en los últimos treinta días del año. Jujuy, en el centro de un escenario complicado, está hoy iluminado –y acosado- por estos fuegos de diciembre.

El fuego interior

Varios municipios del interior, arden sin control. En ciudad Perico, se mantiene el fuego en el predio de la feria mayorista, último escalón de las hogueras políticas que rodean al Intendente Rolando Pascal Ficoseco y su enfrentamiento con el concejo deliberante que seguirá presidido Walter Cardozo y maniobrado en parte por el edil Miguel Chein, un cuerpo donde enemigos, ex amigos y amigos del jefe comunal, debaten con virulencia la forma de salir del atolladero, sin percibir que en realidad, cada vez se adentran más en él. Mientras los feriantes librados a sus suerte padecen incertidumbre, represión y angustias o son usados para alimentar suertes ajenas, y una población desprotegida que observa ya con cierto hartazgo, una pelea tan estéril como interminable y a sus fogoneros que desde la sombra o a la luz del día pueden llevar a que todo termine muy mal. Siguiendo una nueva costumbre, con o sin razón legales, eso importa cada vez menos, los cuerpos parlamentarios en conflicto ya voltearon dos intendentes. A René Tolaba de Valle Grande y a Omar Carrasco de Fraile Pintado. Ambos sostendrán toda la vida que los procedimientos fueron irregulares, pero serán lágrimas que se derramen sobre el prepo los hechos consumados. En San Pedro el escándalo es otro y de mayores proporciones: inexplicables filtraciones originadas en grietas de la mismísima médula de las oficinas del Poder Judicial de esa ciudad alertaron a Atilio Castañeda, empleado de la municipalidad, que la mano de la justicia estaba por llegar a tocarle la espalda, como producto de investigaciones por más de nueve millones de pesos faltantes de las recaudaciones del Matadero Municipal, por presunta corrupción detectada ya en el 2014. Hondamente preocupado y presintiendo que perdería su libertad, se dirigió a su ex jefe, el entonces intendente Julio Carlos Moisés en busca de asesoramiento y contención. De nada valieron sus consejos y sugerencias, Castañeda está preso, y aparece como el perejil de una causa que al avanzar puede convertirse en un huracán que llegue golpear las puertas de la casa de don Julito y de algún despacho de la Legislatura habitado por un exfuncionario y examigo del moisesismo. El caso es que una conversación subrepticiamente grabada por Castañeda fue difundida profusamente por casi todas las emisoras de radio de San Pedro, involucrando en el armado de una presunta maniobras evasivas a más de una persona de la exadministración sampedreña. En todas las confiterías y mentideros de la convulsionada Perla del Ramal no se hablaba de otra cosa que no sea el voluminoso posible fraude que se ventila y de la extraña imprudencia o inocencia de quienes no advirtieron la facilidad con que hoy, los celulares graban, filman y fotografían, y luego, obviamente, suben los datos a las redes sociales, donde se viralizan en el acto. La Justicia, por su implícita función y también para disimular el calibre de sus grietas por donde escaparon las infidencias mencionadas reaccionó inmediatamente, inclusive citando a declarar algunos de los responsables de programas que emitieron la pesada conversación, plagada de figuras jurídicas y confesiones de parte. Este nuevo escándalo tapó, apenas, el anterior originado por aquellas bombas de gas pimienta y estruendo que estallaron en medio de un baile del Club Atlético San Pedro – entidad presidida por el intendente local Julio Bravo- de la que aún no se sabe si fue un atentado, o la "broma" de un delincuente desquiciado. San Pedro arde, y muchos sampedreños, a los que las altísimas temperaturas no los asustan, hoy temen sin embargo que el calor convertido en flamas chamusque o carbonice a más de un notable vecino de sus calles.

El "Caso Sala"

El caso Sala, sigue siendo el inevitable motivo de llenar espacios en los medios. Un señor uruguayo, Luis Almagro, secretario de la OEA, dirigió una carta a la jefa tupaquera presa en Alto Comedero, le dice que confía en que Argentina "sabrá dar pronta respuesta" al pedido de su libertad. Lo curioso es que Almagro no se lo pide a la Argentina, ni a la Justicia, sino se lo dice a la propia detenida y hace público su mensaje. Suena amayúscula cobardía deslizar en una carta personal lo que debió haber exigido con la energía y la altura que su investidura evidencia si realmente hubiese deseado mostrar la firmeza y la irreductibilidad digna de un 8secretario de la OEA. Se completó el desaguisado cuando la canciller Argentina Susana Malcorra se comunicó con Almagro para expresarle "a título personal" su malestar por el sinuoso trámite realizado por fuera de los límites de las comunicaciones oficiales. Este tipo de cosas sirven para entender por qué a veces organismos como la OEA, se parecen más a un decorado de circunstancia que a un cuerpo multinacional con exactitud y poder sobre la vida de los pueblos. Más precisa y contundente fue la diputada nacional de Jujuy Alejandra Martínez (UCR). La exlocutora periqueña se despachó con una carta –que vale la pena leer completa- y que la prensa nacional calificó de lapidaria, donde además de explicarle al uruguayo Almagro sus puntos de vista sobre la señora Sala, lo pone en su lugar con irónicas precisiones. También el presidente de la UCR Nacional José Corral, y los legisladores nacionales de la UCR y Cambiemos cruzaron al secretario de la OEA, hablando de su "afrenta a las instituciones de Jujuy". Y en Jujuy, fue el fiscal general del Ministerio Público de la Acusación, Sergio Lello Sánchez, quien en un completo reportaje publicado el viernes en El Tribuno de Jujuy (que también vale la pena leer con detenimiento) reiteró las razones por la cual "Milagro Sala se encuentra detenida conforme a derecho". Llama la atención que la UCR jujeña, en el ojo del huracán, permanezca como simple espectadora en primera fila y que el propio cuerpo conductivo del Poder Judicial de Jujuy, al que las autoridades blindaron con su confianza y respeto, no haya tenido una expresión de conjunto que haya puesto algunos puntos sobre las íes, como para rayar la cancha hasta que las causas judiciales avancen y definan. Dirán que hablan por sus fallos, pero los incendios no entienden de eufemismos, aunque se debe reconocer alguna definición con el reciente rechazo a dos recursos de inconstitucionalidad presentados por la defensa de Sala. Todas estas idas y vueltas del Caso Sala, como ya dijimos, no moverán de su sitio –por ahora- a la Justicia de Jujuy, pero las llamas de esta hoguera, ya se ven desde cualquier país del planeta, y están chamuscando a los gobiernos de Mauricio Macri y al de Gerardo Morales con un desgaste que cada día se torna más insoportable, aunque ellos digan que no es así.

"El Alberto" y Guillermo

Cuando parecía que no habría más novedades, sobre la noche del viernes, hubo tres acontecimientos más a favor de la señora Milagro Amalia Ángela Sala de Noro: el primero fue que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, órgano consultivo de la OEA, urgió al gobierno argentino desde Panamá, a observar prontamente la decisión del Grupo de Trabajo de la ONU que pedía la libertad de la detenida. Y el segundo, una inesperada autoinvitación del gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Sáa, a participar de la mesa navideña de Milagro Sala, en su casa o en su prisión, según donde esté, el 24 de Diciembre a la noche. Dirigentes radicales locales, a título personal, como el ministro Mario Fiad y el diputado Alberto Bernis cruzaron fieramente "al Alberto". Del GM hasta hoy no se conocían definiciones públicas, aunque sí su reservada indignación. Porque sin lugar a dudas, la jugada del puntano fue una grosera intromisión en la vida política de una provincia hermana, en la gestión de un colega gobernador y en las diligencias de un Poder Judicial ajeno. A todos ellos, por elementales códigos éticos y políticos, "El Alberto" les debía al menos el respeto de la discreción de sus opiniones, algo que no se puede obviar enviando una carta a un ministro jujeño, avisándole que cometería un desatino que no registra antecedentes en la vida nacional. Y no se cuestiona la posición tomada por el gobernador de San Luis, pero son objetables las formas y la irreverencia a las conductas republicanas más elementales de tan encumbrado hombre de la democracia. El tercero fue una extensa entrevista que Guillermo Moreno, ex secretario de comercio de CEFK le realizó en su programa "La hora de Moreno", donde además de definirla como una dirigente "cada día más querida por el pueblo argentino" la elogió, "Ya superaste los límites de Jujuy y Argentina y sos hoy una dirigente de los espacios de transformación de la sociedad latinoamericana". Milagro Sala aprovechó para denunciar persecuciones del gobierno provincial: "A los compañeros con la camiseta de la Tupac los comienzan a tirotear... quieren atemorizar a la gente" señaló. "Si Morales quiere tener un tránsito civilizado, tiene que respetar el estado de derecho" amenazó Moreno y anunció que en Buenos Aires están organizando un gran acto que se realizará en Jujuy en las próximas semanas.

De Macri y Santillán

Así está el "caso Sala". Maniobrado con suma eficacia desde el estado mayor tupaquero y el planeta K residual, que lograron hasta aquí ocupar todos los espacios que les dejaron libres. Algo más para considerar: Mauricio Macri a su pesar debió volver a hablar del tema que lo tiene repodrido en conferencia de prensa del sábado. Expresó que se informará detallada y conveniente "al exterior" las causas y razones que mantienen presa a Sala, porque en el país, "ya todos conocen perfectamente como son las cosas". Otro tema son las declaraciones de Carlos Nolasco Santillán, el jefe del SEOM y otrora compañero de ruta de la señora Sala, quien dijo tener información de diálogos secretos entre operadores del gobierno y aquellos estrategas de la Tupac, para negociar una liberación de la ex diputada provincial del FUYO, o al menos una prisión domiciliaria que la salida elegante que habrían sugerido el ministro de Justicia de la Nación Germán Garavano y la canciller Susana Malcorra, y que curiosamente, el GM y Milagro Sala rechaza de plano por igual. El caso Sala, como se ve, es una hoguera que arde en Jujuy mientras todos, sin excepción, la alimentan para que siga creciendo.

Y ahora... el PJ

La última noticia fue la intervención al PJ. Varias cosas confluyeron en la reunión del Consejo Nacional Federal del Partido Justicialista para que se tome la decisión de intervenir por un año al distrito Jujuy. En primer lugar las quejas de dirigentes peronistas locales por las actitudes del nuevo oficialismo peronista, como forzar la destitución del defensor del pueblo y colocar en su lugar a un exfuncionario de ese oficialismo; una advertencia de intervenir a los municipios que no avancen como el gobierno provincial y la manifiesta intención de subordinar a todos los legisladores bajo la conducción de un único sector oficialmente reconocido en la Legislatura. Todo fue considerado como un intento de subordinación total a la UCR y la desaparición formal de la oposición política en Jujuy. También se contabilizaron como desnaturalizantes las provocativamente persistentes expresiones de lealtad de Carlos Guillermo Haquim como presidente del PJ al jefe del Frente Renovador Sergio Massa y como vicegobernador al gobernador radical Gerardo Morales. Ambos sectores operaron detrás de una catarata de operaciones periodísticas (algunas sin gran fundamento que aseguraban como interventor al senador nacional Pedro Guastavino, y otras generadas con temeraria certeza por diputado provincial massista que aseguró minutos antes de la reunión del Consejo que jamás habría intervención a Jujuy). Todo se cerró detrás del anuncio de la encomienda a Celso Alejandro Jaque, senador nacional mc, exgobernador mendocino (2007/2011) y ex embajador en Colombia, para que asuma una intervención con plenos poderes. Haquim volvió a desconocer la autoridad del Consejo para intervenirlo, y atizó el fuego asegurando que apelará judicialmente esa decisión que consideró "nula" y adoptada en una reunión "a hurtadillas" de la mesa ejecutiva del PJ. Voceros del sector completaron la táctica defensiva el definir inmediatamente a Jaque –era de manual- como "tupaquero", ex socio de Milagro Sala. Otro condimento externo tuvo esa decisión: mientras el PJ coqueteaba con Sergio Massa con miras al 2017, el PJ jujeño disfrutaba de un paraguas protector. Bastó que el trigrense desalentara una alianza, mostrándose más cercano a Stolbizer para que ese paraguas se cerrase. Mientras el PJ jujeño arde, desde Buenos Aires llegaban versiones de que el Consejo ya habría dirigido una comunicación oficial a la jueza federal con competencia electoral María Romilda Servini de Cubría, quien a su vez, trasladaría la notificación formal al Partido Justicialista local. Las versiones ampliadas daban cuenta que posiblemente el miércoles, el designado interventor llegaría a Jujuy acompañado por alguna autoridad nacional que lo posesionaría en funciones, si lo dejan. Naturalmente, se desata otra batalla judicial, que se superpondrá a las decisiones políticas, habida cuenta de la imposibilidad de acercar posiciones por la reciedumbre de los conceptos vertidos, que han cristalizado las posiciones de tal manera que ya no admiten retorno.

La primera velita

Otros fuegos siguen encendidos. El macrismo aún confundido y ardido, autocalificó con un 8 su primer año de gestión tras el "retiro espiritual" con poca autocrítica realista. Un cinco hubiese sido razonable y hubiera sido tomado con más seriedad y aceptación por el país. En el Congreso las hogueras siguen alumbrando el cambio de figuritas para conformar a todos. En Jujuy los gremios estatales esperan día a día un nuevo convite del gobierno. Nadie les volvió a hablar en concreto del bono de fin de año, y la versión de los $ 4.000 en dos cuotas se desinfla también día a día. Sienten que el gobierno cerró sus oídos y guardó bajo siete llaves cualquier oferta razonable. Se sabe que los esfuerzos se orientan a cumplir sueldos y aguinaldo, pero se teme a la vez un corte en la cadena de pagos a proveedores de bienes y servicios, ya bastante demorados, que termine trancando las ruedas de la Provincia con palos muy gruesos. El GM, en tanto, es consciente de que si bien en Jujuy se aventaron los cortes de calles, puentes y rutas, y el clima de paz y tranquilidad es real y aplaudido por la gente, existen detrás de cada hoguera, piquetes virtuales que cercan el ánimo y la suerte de la población. Para descomprimirlos, este viernes convocó junto a todos los intendentes, a una gran marcha y acto en Plaza Belgrano para soplar la primera velita de su gestión y el "comienzo de la construcción de un sueño de libertad, tranquilidad y paz". ¿Alcanzará?

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...