Miles de personas participaron ayer en manifestaciones antiinmigrantes en Dresde (este de Alemania) y en otras partes de Europa, en el marco de una jornada europea organizada por el movimiento islamófobo alemán Pegida plagada de incidentes.

Las dos principales manifestaciones tuvieron lugar en Dresde, cuna del Pegida, donde se concentraron entre 6 mil y 8 mil personas, y en Praga, con la asistencia de unos 5 mil participantes.

Durante la jornada, se produjeron varios choques entre fuerzas del orden y manifestantes. Una veintena de personas fueron detenidas en Calais, en el norte de Francia, durante una concentración hostil a los refugiados que había sido prohibida por las autoridades locales, según fuentes concordantes.

En Ámsterdam, las fuerzas de seguridad antidisturbios detuvieron a una docena de manifestantes pro y antiPegida, tras registrarse enfrentamientos con la Policía en el centro de la ciudad. También se registraron disturbios en Dublín.

Otras concentraciones se desarrollaron en un ambiente más calmo, como en Varsovia, Bratislava, Graz (sur de Austria) o Birgmingham, segunda ciudad en número de habitantes del Reino Unido. Paralelamente, hubo manifestaciones hostiles al Pegida en la mayoría de estas ciudades.

El Pegida, "Patriotas Europeos Contra la Islamización de Occidente", movimiento de extrema derecha nacido en Alemania durante el otoño (boreal) de 2014, convocó el 23 de enero a manifestarse en la jornada de ayer en 14 países de Europa bajo el lema "Fortaleza Europa".

Según una periodista presente en el lugar, la concentración transcurrió en la calma. Los asistentes agitaron banderas y desplegaron pancartas hostiles a la canciller alemana Angela Merkel, actualmente en el centro de las críticas por su política de brazos abiertos a los inmigrantes.

Simultáneamente, varios centenares de personas desfilaron a comienzos de la tarde contra el Pegida, llamando a la tolerancia en una ciudad en la que viven pocos extranjeros pero que, sin embargo, se ha convertido en un símbolo de la xenofobia en Alemania. Según un programa de la universidad local, la principal concentración antiPegida en el centro de Dresde reunió unas 3.500 personas.

Las pancartas de estos opositores rezaban frases tales como "No hay lugar para los nazis", o "No tenemos necesidad de xenofobia, ni de demagogia, ni de Pegida".

El año pasado, Alemania acogió a 1,1 millones de candidatos al asilo, un récord absoluto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...