Cientos de miles de cubanos cantando a los gritos que "no pueden conseguir satisfacción" era una escena impensada en la Isla hasta anoche, cuando los Rolling Stones cerraron el histórico show gratuito en La Habana con su tema más clásico, (I cant get no) Satisfacion ante una multitud estimada en medio millón de personas, en el que recorrieron sus principales hits y cautivaron a un público virgen en espectáculos internacionales de tamaña magnitud.

El enorme predio de la Ciudad Deportiva de La Habana comenzó a llenarse apenas abrieron las puertas, a las 14, hasta rebosar a las 20.30 (21.30 en Argentina), cuando la mítica banda londinense, fundada en 1962, arrancó el esperado show con "Jumpin Jack Flash" en el que fue el último concierto de la gira latinoamericana "Olé Tour 2016".

Como ocurre en todo el mundo, apenas Mick Jagger, Keith Richards, Ronnie Wood y Charlie Watts pisaron el escenario, acompañados por una sólida banda, miles de celulares se elevaron para registrar el momento histórico. Algo que no hubiera podido ocurrir hace sólo cinco años, cuando la telefonía celular era casi inexistente en la isla.

"Sabemos que años atrás era difícil escuchar nuestra música en Cuba, pero aquí estamos tocando para ustedes en su linda tierra. Pienso que finalmente los tiempos están cambiando", dijo Jagger, en un trabajoso pero entendible español, para aludir al rechazo que generaba en los primeros años de la revolución la música cantada en inglés y, a la vez, al momento de apertura que vive la isla, coronada a principios de esta semana con la visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, fruto del deshielo de las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana.

"Aquí estamos finalmente. Estamos seguros de que será una noche inolvidable", agregó Mick, tras el primero de los muchos cambios de ropa, incansable a sus 72 años para recorrer y bailar a lo largo de todo el escenario.

A pesar de la enorme cantidad de gente, absolutamente inédita para la sociedad cubana, destacó la gran educación del público, que a escasos metros del escenario esperó y bailó con cada tema sin molestarse, ni discutir ni hacer los clásicos pogos.

También se dieron cita familias enteras, ecuatorianos que estudian en La Habana, mexicanos que extendieron sus vacaciones para no perderse el show y también miles de jóvenes de tribus urbanas, metaleros con piercings y tatus, remeras de Metallica, una banda que gusta mucho en Cuba.

"Para los cubanos románticos", dijo Jagger ante de arrancar con "Angie". Clásicos como “umbling dice", "It’s only rock and roll", "Paint it black", "Honky Tonk Woman, "You got the silver" y "All down the line" -elegida por sus seguidores en las redes sociales para esta cita- fueron otros de los temas que inundaron la noche

La banda estuvo integrada porDarryl Jones en bajo, los teclados del virtuoso Chuck Leavell y Matt Clifford; los bronces de Tim Ries y Karl Denson; y los coros de Bernard Fowler y la sensual Sasha Allen.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...