Alrededor de 25 personas con problemas de insuficiencia renal crónica (IRC) reciben tratamiento una vez por mes en el hospital "Pablo Soria" en un ambiente inapropiado debido a la falta de espacio y equipamiento.
El jueves, muchos de ellos se dieron con una mala noticia: dejó de funcionar la única máquina que se mantenía en actividad de las tres que posee el nosocomio de referencia local, afectando el tratamiento de los pacientes que no tienen obra social. Esta maquina estuvo funcionando las 24 horas del día durante un mes mientras intentaban reparar las otras dos.
"La cantidad de pacientes que se realizan hemodiálisis aumentó con el correr del tiempo y el espacio se vio disminuido", declararon los técnicos que trabajan en la sala de Unidad Renal.
El lugar donde los pacientes son tratados es el mismo sector en el que se encuentra la planta de agua y el sector de lavado de los filtros, entre otras maquinarias.
José Luis comentó a El Tribuno de Jujuy que su esposa Clara se realiza diálisis desde hace tres meses, desde que está internada, y aún así una vez le tuvieron que suspender el tratamiento porque "una sola máquina no basta". Jorge tiene 25 años y se encuentra internado recuperándose de una infección que sufrió por el catéter provisorio que le colocaron para iniciar el tratamiento. "Hay personas que lo llevan más de tres meses cuando no debería durar más de un mes" dijo Jorge.
Otro caso es el de Julio, que además de tener IRC sufrió un ACV que afecta la movilidad de su cuerpo y su familia cuenta lo difícil que resulta trasladarlo hasta el hospital, más cuando el horario para dializarse es de madrugada. Aseguran que conseguir un turno es una hazaña ya que todos los días hay pacientes atrasados o nuevos que llegan sufriendo esta enfermedad silenciosa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Estas de acuerdo con las modificaciones de la ley de Educación Sexual Integral?

Importante ahora

cargando...