EN VIVO

Sumate a la MEJOR INFORMACIÓN DE JUJUY en Vivo!

El organismo de la ONU para los refugiados (Acnur) expresó su preocupación al informar que la Unión Europea (UE) sólo acogió a una ínfima parte de los 160 mil inmigrantes que acordó repartirse entre sus miembros, y pidió al bloque mayor compromiso para resolver la situación.
En septiembre del año pasado, los países de la UE acordaron un sistema de cuotas para reubicar unos 120 mil inmigrantes llegados de manera irregular a Italia y Grecia, que se sumarían a otras 40 mil reubicaciones acordadas semanas antes.
Este mecanismo fue aprobado pese a la negativa de la República Checa, Eslovaquia, Rumania y Hungría, que votaron en contra de la propuesta que estipulaba que Alemania, Francia y España fueran los países que más refugiados recibirían, algo que según el organismo dependiente de las Naciones Unidas no sucedió.
Según la información difundida por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) sólo 4.776 inmigrantes ilegales llegados a Europa el año pasado, consiguieron el estatus de refugiados y por lo tanto, su reubicación en países del Viejo Continente.
El número representa apenas el 3% de los 160 mil casos que la UE acordó resolver en un plazo de 24 meses, con la firma de los acuerdos mencionados que apuntaban a aliviar la situación de Italia y Grecia, dos de los principales países receptores de inmigrantes, que se calcula, fueron medio millón durante 2015.
El organismo de la ONU precisó que ayer, 3.712 solicitantes de asilo han partido de Grecia hacia terceros países, mientras que otros 1.064 solicitantes de asilo fueron reubicados en 16 países.
En este sentido, el Acnur hizo un llamado para que los compromisos de reubicación aumenten, especialmente de niños no acompañados, para que se aceleren los procesos de registro y transferencias de candidatos y para que se amplíe el esquema a más nacionalidades, además de las tres incluidas inicialmente, que eran Afganistán, Irak y Siria.
El lunes, durante una visita oficial a Francia, el ministro de Inmigración de Grecia, Yanis Muzalas, puso de manifiesto la insatisfacción de su Gobierno por el incumplimiento de los acuerdos de reubicación.
Al referirse a los 30 mil casos que se debían resolver durante 2016, el funcionario griego señaló que "sólo fueron resueltos 3.500 casos y hay otros 7 mil listos, pero no se puede concretar por falta de plazas en los Estados miembros". Además, alertó que sólo durante las últimas tres semanas, su país recibió más de 59 mil inmigrantes y refugiados. En este sentido, el funcionario reclamó ""la creación de un mecanismo europeos para acelerar los procedimientos de retorno", que les permita realizar expulsiones en los casos en los que no sean admitidos los inmigrantes.

Merkel, abierta a los refugiados
La canciller alemana, Angela Merkel, defendió su política de refugiados a pesar de las numerosas críticas -incluidas muchas del ala conservadora de su propio partido, sus aliados de la CSU y del Gobierno- y el ascenso del partido xenófobo Alternativa para Alemania (AFD).
"El que debe tomar decisiones políticas, debe hacerlo aunque con ello polarice", declaró Merkel en una entrevista, al mismo tiempo que señaló que ve como su obligación "nombrar siempre las razones que motivan las decisiones y ganarse el apoyo".
La presidente de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) aseguró que se toma las preocupaciones de las personas en serio e intenta convencerlas con "soluciones concretas". "Sin embargo, al mismo tiempo asoman también algunos prejuicios, que siempre estuvieron latentes", indicó. Merkel insistió también en su rechazo a fijar un límite a la entrada de refugiados como reclama su partido hermanado del sur de Alemania, la Unión Cristianosocial (CSU), difundió la agencia de noticias DPA.
La respuesta de Francia
El Gobierno francés planea repartir en todo el país los migrantes asentados en Calais y París, sin consultar con las autoridades locales, para descomprimir la tensión creada por la "jungla" del puerto normando, filtró la prensa de derecha de la capital.
El diario Le Figaro reveló en París el contenido de instrucciones a los prefectos (delegados del Gobierno) emitidas por el ministerio del Interior el pasado 1 de septiembre para que identifiquen "de aquí a finales de 2016" más de 12 mil plazas en los llamados Centros de Acogida y de Orientación (CAO).
El medio derechista abrió la puerta así a un eventual escándalo, que no tardó en potenciar el presidente de la acaudalada región Paca (Provenza, Alpes y Costa Azul), Christian Estrosi, famoso partidario de la línea más dura contra los inmigrantes.
Estrosi, exministro de Industrias de Nicolas Sarkozy y reivindicador de los grupos francoargelinos de la OAS que en su momento llegaron a planear un atentado contra el entonces presidente de Francia, Charles de Gaulle, se pronunció en "total oposición" al proyecto.
El exmotociclista deportivo, hijo de inmigrantes italianos, aseguró -en un comunicado - que el programa terminará "creando microjunglas de Calais", y acaba de remitir una nota al primer ministro, Manuel Valls, para que precise "sus intenciones".
En un comunicado, Estrosi, que ya acusó sin pruebas al Gobierno francés de negligencia cuando el 14 de julio pasado un atentado yihadista costó 87 vidas en su base de poder, la ciudad de Niza, afirmó que las autoridades locales quedan otra vez a cargo de la ola migratoria.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...