El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, informó ayer que levantará las restricciones para construir en las colonias de la zona palestina de Jerusalén Este, durante una reunión del gabinete de Seguridad.
Según medios israelíes, el premier israelí anunció más edificaciones en los asentamientos del territorio ocupado de Jerusalén, que llegó a ser uno de los mayores puntos de fricción con la administración estadounidense de Barack Obama, que concluyó hace dos días.
Las presiones de Obama llevaron a Netanyahu a vigilar las autorizaciones del Comité de Planeamiento Local y Construcción de la Municipalidad y, en más de una ocasión, a pedir la suspensión de planes urbanísticos en esos asentamientos.
La última vez fue en diciembre, cuando dio orden de retirar de la agenda la aprobación de cientos de departamentos en Jerusalén Este, poco después de que la ONU aprobase -con la vital abstención de Estados Unidos- la resolución 2.334, que pide el cese "inmediato" y "completo" de la colonización.
El anuncio de Netanyahu habría convencido al ala dura del Gobierno para posponer el debate, previsto para ayer, de la anexión de la colonia de Maale Adumim, en los territorios ocupados de Cisjordania, indicó el diario israelí Haaretz.
Netanyahu pidió su aplazamiento hasta reunirse con el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y a cambio prometió que permitirá extender los bloques de asentamientos judíos, que son ilegales para la comunidad internacional.
En tanto, ayer la alcaldía de Jerusalén aprobó 556 viviendas en el territorio ocupado de la zona Este de la ciudad, decisión que fue considerada por el Gobierno palestino como una "afrenta" al pronunciamiento del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que condenó los asentamientos de judíos en regiones que Israel ocupa desde 1967.
El visto bueno fue brindado por la comisión de aprobaciones urbanísticas de la Alcaldía de Jerusalén que autorizó proyectos para construir las viviendas en Pisgat Zeev, Ramot y Ramot Shlomó, todos ellos en la zona ocupada de Jerusalén que los palestinos reclaman para la capital de su futuro estado.
Los proyectos estaban listos para ser aprobados hace dos semanas, pero la votación fue retrasada por pedido del primer ministro, Benjamín Netanyahu, con el fin de no irritar al Gobierno del ya expresidente Obama, muy crítico con la colonización judía.
"La decisión israelí es una afrenta al Consejo de Seguridad, especialmente después de la resolución 2.334 que garantiza la ilegalidad de los asentamientos", dijo Abu Rudaina, vocero del Gobierno palestino, apenas conocida la autorización para ampliar las colonias en Jerusalén
El vocero palestino reclamó al Consejo de Seguridad que "adopte medidas" de acuerdo a esa resolución para "detener la política israelí de destrucción de la solución de dos estados".
Según Haaretz, desde la victoria de Trump en las elecciones de noviembre se aceleraron la presentación de los planes y proyectos presentados a la alcaldía para todo tipo de construcciones fuera de las fronteras de 1967.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...