Cada vez más personas eligen hacer actividad física y deportes al aire libre. Si bien estas actividades tienen un comprobado beneficio para la salud los especialistas advierten sobre el riesgo de hacerlo sin una adecuada protección contra los rayos UV.
Según un estudio austríaco llevado a cabo por académicos de la Universidad Médica de Graz, Austria, en el que se evaluaron 210 corredores de maratón (166 hombres y 44 mujeres de entre 19 a 71 años), los corredores de largas distancias podrían tener un mayor riesgo de incidencia de melanoma respecto del resto de la población.
Se estima que sólo la mitad de los maratonistas utiliza habitualmente los protectores solares.
Esto se debería a los altos niveles de radiación ultravioleta a los que se encuentran expuestos durante sus entrenamientos y carreras. Además, se estima que el ejercicio de resistencia en muchos casos puede suprimir el sistema inmune, lo que podría aumentar el riesgo de la aparición de melanoma maligno.
Adicionalmente, hay otro dato que resulta interesante: más del 96 % de los corredores dijeron llevar pantalones cortos y mangas cortas o sin mangas, dejando al descubierto las partes del cuerpo que son especialmente sensibles a la radiación ultravioleta.
Lo que resulta más llamativo aún es que apenas el 56 % de los corredores utiliza habitualmente protector solar durante su entrenamiento y/o carrera, mientras que el 42 % lo utilizan ocasionalmente y el 2 % no lo usa de ningún modo.
Brindan más consejos
Consultado sobre el cuidado de la piel, Oscar Territoriale remarcó la necesidad de protegernos de las radiaciones solares intensas. Sin embargo y debido a la temporada estival que estamos transitando, el especialista instó a evitar el sol de 10 a 16 horas, "que es cuando mayor intensidad tienen los rayos ultravioletas porque inciden de manera perpendicular en el cuerpo".
Asimismo, destacó lo fundamental de aplicar protector solar 15 o 20 minutos antes de entrar en contacto con el sol. "Para los adultos, se recomienda utilizar un protector de un factor de protección mayor a 30. El caso de los niños es mucho más estricto porque las quemaduras en la infancia son mucho más serias, por lo tanto se debe usar el máximo factor posible. En ambos casos se debe aplicar una cantidad generosa cada 2 horas y adelantar la aplicación luego de transpirar o sumergirse en el agua", expresó el profesional y precisó que cada dos o tres horas se debe renovar la aplicación del protector.
También recomendó el uso de pantallas solares, gorras, sombreros, anteojos para sol y si es posible ropa con mangas largas para proteger los brazos.
En caso de que una persona, luego de una exposición solar, sufra de "quemaduras no crónicas", el profesional instó a "utilizar geles refrescantes, paños fríos y cremas post solares".
Sobre estas recomendaciones existen algunos grupos de personas que deben prestar más atención a los cuidados, entre ellas las personas de piel clara, ojos claros, cabello pelirrojo o rubio o aquellos con numerosos lunares, tienen mayor riesgo de padecer melanoma.
A modo de cierre, Territoriale remarcó que los cuidados van a depender del tipo de piel y de la actividad que la persona realice, por lo que subrayó que ante cualquier duda o eventualidad, "es fundamental la consulta a un dermatólogo que es la única personas acreditadas para resolver estos problemas".

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

¿Cree que la pirotecnia es necesaria para honrar a un santo?

Si, es parte de la tradición
No, porque perjudica a niños con autismo y animales
No me interesa
ver resultados

Importante ahora

cargando...