El presidente Mauricio Macri afirmó que "hace falta crecer 20 años para sacar a todo los argentinos de la pobreza", al encabezar ayer en la ciudad de Santa Fe un acto de entrega de las primeras ocho viviendas del plan de "Relocalización de Familias en Riesgo Hídrico".
"Hace falta crecer y se puede si trabajamos de esta manera, juntos, escuchándonos, diciendo la verdad, comprometiendo cosas que sean cumplibles", subrayó el mandatario, para quien el proceso de crecimiento económico "ya se va consolidando día tras día".
"Tenemos que hacer todas las obras que van a traer trabajo a la provincia de Santa Fe, que es una de las provincias que lideran en el país y tiene la responsabilidad de seguir empujando, porque este proceso que hemos comenzado de crecimiento, por suerte ya se va consolidando día tras día", puntualizó.
El jefe del Estado recorrió el barrio y fue recibido en su casa por Juan Carlos Bazán y Sandra Aznares, padres de cuatro hijos menores, una de las familias beneficiadas por el plan de relocalización.
"Esa confianza es una fuerza arrolladora, que moviliza a todo un país, como lo está movilizando hoy; entonces espero que nos sigamos encontrando, para demostrar que las cosas a las que nos estamos comprometiendo se cumplen", puntualizó.
Macri basó su discurso en el efecto de las inundaciones y sostuvo que "el problema no se termina cuando el agua se va, al contrario, los problemas se quedan y ahí es cuando apreciamos con mayor claridad el dolor que nos provocan las consecuencias que tiene el agua".
"Detrás de cada inundación hay una vivienda que se pierde, hay una familia que sufre, hay un campo que se abandona, porque el agua arrasa con todos los medios de trabajo y eso ocasiona mayor pobreza, mayor frustración, por eso justamente cuando el agua se va es donde todos tenemos que encontrarnos en el terreno", añadió.
"Para eso está la política, es salir de la oficina, es ir al lugar, ir al barrio, recorrer, estar junto a la gente, estar cerca y entender cuál es la necesidad, y entre todos, como estamos haciéndolo hoy, construir la solución", subrayó Macri.
Destacó que las viviendas entregadas ayer son el resultado del trabajo conjunto de las autoridades nacionales, provinciales y municipales, hecho que "tiene que pasar en todos los campos de la vida argentina".
"Las obras no pueden nunca más comenzar y nunca terminar, las obras no pueden ser otra cosa que fuente de alegría, de esperanza, de futuro, nunca más sinónimo de corrupción", apuntó al expresar su esperanza en que continúen las acciones conjuntas con la provincia y el municipio "para demostrar que las cosas en las que nos estamos comprometiendo se cumplen".
"Las más de 2 mil viviendas que están en construcción (en la provincia de Santa Fe) van a seguir adelante y las decenas de miles de personas que van a ser impactadas por los programas de Hábitat y Promeba en los barrios más vulnerables de la provincia", puntualizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...