El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, ordenó reforzar las auditorías en los gremios en busca de irregularidades en los procesos eleccionarios y detectar casos en los que no se cumpla con el 30 por ciento del cupo femenino.

Como parte de la misma estrategia, Triaca dio curso a las impugnaciones que cuestionan la conformación del triunvirato de la CGT por un presunto incumplimiento del estatuto interno, según publicó el diario La Nación.

De avanzar este expediente, el Ministerio de Trabajo podría invalidar a la cúpula de la central obrera y exigir su regularización.

En ese contexto, y antes del paro nacional convocado para el próximo jueves, Triaca comenzó a tener injerencia casi directa en el reparto a las prestadoras médicas sindicales.

La Dirección Nacional de Asociaciones Sindicales, a cargo de Horacio Pitrau, anunciará en los próximos días una serie de recomendaciones a los sindicatos en lo relativo a la "transparencia y a la institucionalidad".

Sería una advertencia para cumplir internamente con los procesos electorales, los cupos y garantizar la participación de las minorías.

El Gobierno intentará exhibir su caso modelo con el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (Somu), que está intervenido por orden judicial desde el 18 de febrero de 2016.

Alfredo Bertonasco, el flamante interventor, pretende normalizar en el mediano plazo el gremio con la convocatoria a elecciones.

Prevé conformar la junta electoral en octubre, por lo que el sucesor de Omar "Caballo" Suárez surgiría antes de fin de año.

En esos comicios podría implementarse el voto electrónico, según trascendió.

Además del Somu, el Ministerio de Trabajo intervino la Unión Personal de Seguridad, gremio de los vigiladores privados.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...