Una muerte e importantes daños dejó el viento norte en capital

Sesenta kilómetros por hora y más. Esa fue la velocidad que alcanzaron los vientos ayer en la capital jujeña. Por la intensidad de las ráfagas, se registró una víctima fatal en un asentamiento, caídas de árboles, postes y cortes de luz y calles. El temporal comenzó la noche del miércoles y culminó ayer por la mañana, momento en que hubo que suspender las clases y algunas familias se autoevacuaron.
Las zonas más afectadas en la capital fueron el casco céntrico sobre calle Argañaraz, Güemes, General Paz, Yrigoyen, Huaicos, Mariano Moreno, la zona alta de Los Perales, algunos sectores de Alto Comedero, y todas las áreas pobladas de árboles de gran porte que cedieron ante el viento norte. 
Al amanecer, la Policía de la Provincia ya había confirmado la muerte -hasta el momento- del único fallecido a causa del desastre climático. Se trata de un hombre de 65 años, quien residía en el asentamiento San Jorge del barrio San Pedrito, sobre calle Purma.


El deceso se produjo cuando un bloque cayó sobre el pecho de la persona, al momento de iniciarse el viento norte. A causa de las lesiones perdió la vida alrededor de las 23.30 del miércoles.
Aunque el Same informó que otras dos personas de la tercera edad también sufrieron paros cardio respiratorios por el viento Norte, la Policía de la provincia solo confirmó un deceso como producto del desastre debido a la acción directa de las ráfagas.
Al amanecer, de a poco el viento comenzó a reducir su velocidad, hasta mitad de mañana. Al recuperar la ciudad su movimiento habitual, las ráfagas cesaron y dejaron un cielo totalmente despejado. A la vista quedaron los destrozos de la noche, entre ellos la rotura de las importantes de vidrieras de los comercios y voladuras de techos en el casco céntrico.
Desde la comuna, el secretario de Servicios Públicos, Guillermo Marenco, acompañado por funcionarios del área, brindó una conferencia de prensa en la que aseguró que el trabajo del municipio era arduo desde la misma madrugada de ayer a pesar de la falta de luz.
El funcionario municipal estimó que el esquema de emergencias de la Municipalidad se encontraba en plenas labores, compuesto por trabajadores de espacios verdes, servicios eléctricos, higiene urbana, transito, obras y mantenimiento urbano. 
Las primeras tareas fueron despejar los árboles que cayeron en las arterias y restringir el paso en áreas cercanas a postes de alumbrado público y sostén de líneas de energía, más de seis quebrados a pesar de ser construidos en hormigón.
"Quienes estábamos trabajando, pudimos darnos cuenta que el viento tenía forma de tornado y tuvimos contingencias en nuestros propios vehículos", sostuvo Marenco.
El secretario de Servicios Públicos de la comuna además aseguró que al amanecer 25 motoristas realizaron un relevamiento completo de la ciudad y se sacaron de funcionamiento las fuentes ornamentales porque hubo fugas de electricidad.

Operativos de respuesta
La comuna agradeció la colaboración del Regimiento de Infantería, que colaboró con cuatro camiones para reforzar la tarea de los 250 municipales que recorrieron las calles junto a 100 soldados del Ejército.
Guillermo Marenco indicó que el operativo avanzará de norte a sur y sostuvo que -en base a los cruces de información con Ejesa- se normalizará el servicio de energía en las calles de la ciudad “dentro de los próximos siete días”.
"Fue una catástrofe a la que no estábamos acostumbrados desde el municipio y trabajamos con Defensa Civil y la Policía de la Provincia", concluyó el funcionario.
Los representantes de la comuna también agradecieron la colaboración de los civiles, que incluso por sus propios medios, velaron por la seguridad de los vecinos de la ciudad.
En total ayer se contabilizaron las de 40 intervenciones para retornar la seguridad y el normal tránsito en capital. 
Hubo evacuados, principalmente habitantes de asentamientos en barrios alejados, pero fueron alojados en casas de familias vecinas, debido a que el Regimiento también registró importantes daños.

Sin clases
El viento Norte provocó que el Ministerio de Educación informara ayer la suspensión de las actividades áulicas para el turno mañana en San Salvador de Jujuy, por los contratiempos sufridos.
La ministra Isolda Calsina informó que los vientos superaron los 50 kilómetros por hora al amanecer, momento en que muchos niños y jóvenes se dirigen hasta las instituciones educativas.
En este marco, la ministra hizo saber que, conforme avanzó la jornada, se chequearon las condiciones de las escuelas y observaron que el panorama era el propicio para que el turno tarde asistiera de manera normal. 
“Solo hubo algunos daños que ya estaban siendo reparados por el área de mantenimiento”, indicó Isolda Calsina.
De todas maneras, informó la titular de la cartera que las inasistencias en capital y en la Quebrada no serán registradas durante la jornada de ayer, a consecuencia de la situación crítica que muchas familias podrían estar atravesando.

También en La Quiaca

Por las bajas temperaturas ayer se suspendieron las actividades también en La Quiaca. 
En la ciudad, se registraron 8º bajo cero, con una sensación térmica de -10º, acompañada por ráfagas de viento de 33 kilómetros por hora. La medida fue adoptada por delegación ministerial Región 1, para todos los niveles.

Las ráfagas de viento marcaron un récord de velocidad en la capital

Las ráfagas de viento que superaron los 60 kilómetros por hora marcaron un récord en la capital, comparada con las mediciones del resto del año. Además, en la Quebrada hubo vientos aun más fuertes, pero que no fueron registrados, así lo aseguró Rafael Hurtado, titular de la cátedra de Agroclimatología de la Unju, consultado ayer sobre el fenómeno climático.
El ingeniero y docente informó que el viento "Norte" es el que proviene del oeste, un viento que se conoce en todo el mundo con el término "foehn", y en algunas otros regiones como “Zonda”.
Este tipo de viento parte desde el oeste, en el océano, cruza la Cordillera de los Andes cargado de humedad, y de acuerdo a la posición, baja provocando un aire caliente. 
"Al querer atravesar a nuestro país, la masa de aire, precipita en la alta cumbre de la Cordillera y pasa del otro lado seca y, por el aumento de la presión, se calienta", explicó Hurtado, sobre las características del viento.
El docente aseguró que las ráfagas rondaron los 60 kilómetros por hora, aunque se esperan números más altos en la Quebrada. El número fue el récord de velocidad este año según las mediciones que maneja la cátedra universitaria.

Ahora el frío
Las ráfagas sorprendieron ayer a más de un jujeño en pleno junio, ya que es más frecuente su presencia en agosto y septiembre. Sin embargo, Hurtado aseguró que hubo años en los que el “foehn” se registró también en pleno invierno, por lo que no debe llamar la atención su aparición en junio y hasta puede que se repita en la época fría.
En cuanto a posibles remolinos en el casco céntrico, Hurtado explicó que este fenómeno puede presentarse en nuestra provincia pero no recibió información de que uno de ellos se haya ejecutado.
El profesional indicó que en general, luego del viento norte disminuye la temperatura porque se forma un centro de baja presión por el calentamiento del viento. Es muy posible también que haya precipitaciones.

Alertas
Teniendo en cuenta que el viento ayer tomó por sorpresa a muchas personas, Hurtado recordó que los alertas se encuentra en la página web del Servicio Meteorológico Nacional. En cuanto a precauciones, es tarea de Defensa Civil revisar los alertas y comunicárselo a la población.
Hasta ayer, el alerta continuó vigente en la zona cordillerana de la provincia. Para hoy se pronosticó una mínima de 7º y una máxima de 14º; para mañana sábado, mínima de 3º y máxima de 18º.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Últimas Noticias de Informacion General

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...