Protestas y represiones tuvieron un saldo de dos víctimas fatales

Como temía la comunidad internacional, los resultados de las elecciones presidenciales desataron ayer denuncias de fraude de la oposición y una ola de protestas callejeras, que fueron reprimidas y en las que murieron dos manifestantes por disparos de la Policía, escenas de violencia que hicieron acordar a la sangrienta crisis poselectoral de 2007.

Con un 74% escrutado, la Comisión Electoral de Kenia pronosticó la victoria del actual presidente Uhuru Kenyatta, con el 54% de los votos emitidos el martes y una ventaja de 11 puntos porcentuales sobre su rival, Raila Odinga, quien de inmediato rechazó esos resultados y acusó al oficialismo de hackear el sistema informático electoral.

"Es un fraude de gravedad monumental, no hemos tenido elecciones", denunció ayer Odinga, el líder de la coalición Súper Alianza Nacional.

Ni bien el líder opositor Odinga no reconoció los resultados y denunció fraude, las protestas comenzaron a aparecer en las principales ciudades del país africano. De inmediato, el gobierno desplegó a cientos de policías para sofocar las manifestaciones.

Tras momentos de mucha tensión y una fuerte represión con gases lacrimógenos y disparos de las fuerzas de seguridad, el comandante de la Policía de Nairobi, Japeth Koome, informó a la radio local Citizen que sus hombres habían matado a tiros a dos manifestantes que "intentaron atacar a la Policía con machetes en el suburbio de Mathare".

Pese a la represión, los manifestaciones intentaron varias veces tomar las calles, imponer barricadas y enfrentar a la Policía, al grito de "queremos paz, sólo queremos paz".

Además de la represión policial, vecinos se enfrentaron entre sí con machetes y hasta prendieron fuego algunas casas.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...