Es difícil. Es como estar sentado sobre la incertidumbre y esperando cada día la posibilidad de un infarto. Para algunos es posible el ejercicio de evitar las preocupaciones, mirar hacia otro lado, poner la máquina en piloto automático y practicar el laissez faire et laissez passer. Pero agobiados por una realidad peligrosa viven hoy los empresarios responsables y algunos dirigentes políticos honradamente más nerviosos por la degradación de la cosa pública que por la cochambrosa preocupación de las internas partidarias o de su propia ubicación en la grilla 2019. Y claro, así viven los periodistas, justificando porqué ésta es una de las profesiones más riesgosas, junto con los pilotos de prueba. No es sólo Jujuy o Argentina. El mundo parece haber entrado –o continuado- transitando por una peligrosa espiral descendente que nos tiene a todos, en todos los costados de la vida cotidiana, en riesgo de colisión.

 

Los modelos

           Nicolás Maduro, el impresentable presidente chavista (sería mejor si fuese chavista en serio) se levantó en la semana con ganas de anunciar que adelantará las elecciones presidenciales en Venezuela. Se votará antes de Mayo y el propio Maduro anunció su candidatura para el período 2019/2015. Claro, previamente va encarcelando y proscribiendo a cuanto posible candidato opositor asoma en la escena. La bella Venezuela se desangra y se espera para este año una inflación del 13.000%, según el FMI, mientras un éxodo de miles de ciudadanos que abrazados a sus familias congestionan las fronteras con Colombia y las embajadas amigas. Y le quedan pocos amigos. El 90 por ciento de los países de América, entre ellos el nuestro, ya se expresaron considerando a las elecciones ilegítimas e ilegales y anunciaron que no reconocerán al gobierno que surja de ellas. Ciego, Maduro embarca a su país en el rumbo de colisión con el mundo. En Brasil, principal socio de Argentina, el tribunal regional federal, ratificó la condena al expresidente  Lula Da Silva, y elevó la  condena del juez inferior de 9 a 12 años, por cargos de corrupción surgidos del Lava Jato comandado por el juez Sergio Moro. La respuesta inmediata del Partido de los Trabajadores y del mismo Lula fue ir a la colisión: lo ratificaron como candidato presidencial, cargo que él mismo se mostró casi desesperado por lograr. Copiando el estilo de los chavistas, los K y otros dirigentes de regímenes alineados, se autodefinió como “perseguido político”. La consigna es jamás reconocerán que se no se los está acusando por ser líderes políticos o sociales, ser corruptos y ladrones, adornados por innumerables pruebas. Alimentan la confusión y alientan los fanatismos, erróneamente convencidos de que popularidad es sinónimo de transparencia, y que eso sirve como pasaporte para llegar adonde se propongan. En Argentina importan estos temas: el triunfo de Cambiemos nos bajó de los rieles que transita Maduro, y nos alejó del modelo brasileño de Lula y de Dilma Rousseff, que tras el éxito de sus primeros tiempos- se consideró imperecedero como el cristinismo y hoy llegan a un final muy parecido. Esto no quiere decir que los modelos que encarnan entre nosotros Mauricio Macri y en Brasil Michel Temer, hayan sido la panacea universal o un bálsamo curalotodo. La referencia es simplemente para comprender hasta qué punto, vivir en curso de colisión, se ha convertido casi en un deporte continental.

 

Definiciones peligrosas

                  En Argentina nos estrellamos contra nosotros mismos. El dólar casi a $20, disparó en forma automática la caída de las previsiones inflacionarias, armó con urgencia una desesperación del chiquitaje por comprar billetes verdes y obligó el Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne a decir con pasmosa naturalidad que “habrá que ir acostumbrándose a las subas de la moneda estadounidense”. Lo curioso es que el mismo dólar, en Estados Unidos, está en baja, (así se planteó la semana que pasó, dentro de una canasta de monedas fuertes dominada por la Libra Esterlina y el Euro), con la bendición del proteccionismo del gobierno de Donaldo Trump. Como se ve, vivimos en curso de colisión, pero en algunos casos, como en éste, chocamos pero yendo marcha atrás. Curioso y original. Dos puntos mostraron en la semana la colisión de las expectativas de los argentinos con la realidad. Macri dijo en el foro mundial de Davos que en Argentina “terminó el experimento populista”. NI lerda ni perezosa, la directora del FMI, Cristine Lagarde, aumentó la apuesta: “La inflación en Argentina bajará, si hay moderación salarial” disparó, y la dirigencia gremial nacional estalló con ira. Todos sabemos que ese modelo, es el que colisionará frontalmente con el estado de bienestar al que todos aspiramos. Quizás, por este camino un día se llegue a él, pero lo disfrutarán solamente los que sobrevivan. En este panorama, el gremialismo y mucha dirigencia social y política se preguntan: ¿Qué pito toca en esta orquesta la Unión Cívica Radical?, que con su silencio asiente cosas  contrarias a sus principios, y consiente desde su espacio de convidada de piedra definitivamente que en vez de los políticos, los CEOs gobiernen el país.

 

Un toque de ¿humor?

             Como si todo esto fuese poco, el presidente de la Nación, no para de cometer bloopers de alto calibre. Para refirmar su deseo de consolidar una unión entre el Mercosur y la Unión Europea, dijo que eso se logrará, porque en Argentina “todos somos descendientes de europeos”. Seguramente no habrá querido despreciar a los habitantes originarios ni a su descendencia, ni a los criollos que no se miran en los espejos del viejo continente. Pero le salió horrible. Para componerlo (¿?) dirigiéndose a los presentes en el encuentro de Davos, los invitó a recorrer el stand nacional, y a probar los vinos y las bananas argentinas. No debe haber querido con su jocoso convite encasillarnos como borrachos y bananeros. Pero, sin querer… lo logró.

 

Colisión con los gremios

            Hugo Moyano, cacique camionero colisionó con el gobierno. También se siente perseguido por ser opositor y por rechazar la reforma laboral, aunque su acusación e imputación judicial es en su condición de presidente del club de fútbol Independiente por turbios enjuagues con la mafia de las barras bravas. Los sindicatos de la CGT se esfuerzan por evitar más colisiones con la Casa Rosada, pero parecen inevitables. Las paritarias deberán arrancar sin techo si es que quieren tener un mínimo de posibilidades de sacar del medio la cláusula gatillo. La suba de la canasta familiar un 26,8% durante el 2017 marca una pauta de la que los funcionaros no quieren ni oír hablar. Pero deberá hacerlo si no quieren seguir perdiendo terreno: según un promedio de datos de tres consultoras la imagen positiva del presidente cayó al extremo de estar hoy en  44% contra un 56% negativa. Y las expectativas sobre su gestión se ubican con un 52% en contra sobre el 42 que sigue creyendo que todo mejorará. En Jujuy, si bien no existen datos concretos, los sondeos informales auguran los mismos guarismos. Todo esto, puso también en curso de colisión a la clase dirigente, que como en los tiempos más duros, se verá obligada a interpretar las necesidades de sus bases para evitar caer en la máxima del General cuando dijo: “los trabajadores marcharán con sus dirigentes a la cabeza, o con la cabeza de sus dirigentes”. Suena demodé, y hasta apocalíptico, pero son enseñanzas de la historia.

 

Y por casa…

                 En Jujuy, ocurre exactamente lo mismo. Si bien los niveles salariales y de acuerdos con el gobierno, dependen en gran medida de las pautas nacionales, Jujuy tiene características propias. De hecho, el tema docente, será uno de los principales temas de diálogo. Estos dirigentes que se reúnen cada tanto con la ministra del área para temas menores, también buscarán evitar la colisión, pero sus situaciones internas, tal el caso de ADEP que conduce Darío Abán,  les están llamando la atención hora tras hora. El resto del arco sindical, comenzó a hacer escuchar sus reclamos, preguntando que se hará en Jujuy con la inconclusa paritaria del año pasado y con la cláusula gatillo que el Gobernador Morales se comprometió a aplicar en el 2017. Mientras tanto, se suceden con sordina finales de contratos y despidos. Y Crecen a la par, en diferentes puntos de la administración central y de los municipios, nuevas designaciones, recategorizaciones y asunciones de funcionarios, (directores, subdirectores, coordinadores y subcoordinadores) presentadas pour la galleriecomo “redistribución de tareas” sin hacer mención de los nuevos suculentos sueldos ni del incremento de una innecesaria y dudosamente eficaz burocracia administrativa y sus diferentes grados de conflictividad.

 

El sector privado

          Pero los puntos de colisión más graves, está fuera de la administración, rondando la actividad privada. Por ejemplo, la temporada para el empresariado del turismo fue un verdadero fiasco. Eso habla a las claras de políticas totalmente erradas –y obstinadamente mantenidas- durante dos años. Y persistirá mientras se siga vendiendo a la Provincia como epicentro de espectáculos esporádicos, o se siga priorizando la promoción de la salida de contingentes hacia destinos exteriores en las playas del Atlántico o el Pacífico, en vez de realizar agresivas promociones para revertir la ecuación. Así, Jujuy jamás será ni un producto ni un destino turístico, a pesar de los esfuerzos mediáticos por dibujar la realidad y de la manifiesta voluntad del Gobernador por cambiar la situación.

          La situación del sector tabacalero, en suspenso hasta el 8 de febrero, es un verdadero dolor de cabeza. La diferencia entre el 40% que reclaman los productores y el 15% que ofrecen los dealers para comprar el producto es abismal. Se espera por horas una reacción muy decidida y muy urgente por parte de los gobiernos de la provincia y de la nación, para respaldar a los tabacaleros. Casi 19 mil empleos directos concentra la cosecha de tabaco cada año y otros tantos giran alrededor de manera indirecta, explicó el titular de la Cámara del Tabaco, Pedro Pascuttini. De caerse, la crisis de Jujuy se convertiría en estallido.

          La situación azucarera vive momentos parecidos. El cierre del Ingenio San Isidro en Salta, dejo en la calle a sus  setecientos trabajadores y desprotegió a centenares de pequeños productores cañeros independientes jujeños, cuyo producto no puede ser redistribuido para su molienda en otros establecimientos, explicó José María Jure, titular de UCIJyS. Los empresarios peruanos de la empresa Gloria que explotó el ingenio de Campo Santo, ya anticiparon su intención de abandonar el país. Tampoco irían a ingenio Rio Grande de La Mendieta, una empresa verdaderamente prolija y ordenada, pero que no estaría en condiciones en embarcarse en aventuras de salvatajes ajenos. Tampoco en Ledesma, que ya comunicó que la crisis de los últimos años la obliga a revisar sus números, aunque esta temporada hayan mejorado las condiciones. Ni imaginar San Martín del Tabacal, en Oran, que se encuentra en período de reorganización con recortes y despidos. La dirigencia sindical cree advertir en estos movimientos empresarios un apriete de pinzas para forzar al gobierno a nuevas decisiones y de paso, para achicar sus planteles de trabajadores, desde los niveles gerenciales hasta los peones del surco. Seguramente parte de la razón asiste a ambas partes en colisión, pero mientras el gobierno ajusta con negociaciones salariales controladas,  aumenta su presión fiscal, y retacea la apertura hacia el desarrollo de los biocombustibles, las empresas sienten que no son agentes de beneficencia y actúan en consecuencia. La colisión está en curso, habrá que esperar y analizar las consecuencias de la misma con serenidad. Esta semana, se prevén reuniones y hasta quizás una gran movilización de los gremios de todos los ingenios de la región. El caso ya llegó a Ginebra, desde donde la Organización Internacional del Trabajo, hizo conocer su preocupación. Una posición importante, que sin embargo, hoy no pasa de ser una lejana expresión de deseos y de solidaridad.

 

La Esperanza

            En este escenario, del Ingenio La Esperanza, ni hablar. El gobierno local deberá responderle hoy al juez de la quiebra del complejo agroindustrial, Juan Pablo Calderón, con la acreditación oficial de la presencia en el país del grupo inversor interesado –Omega Energy y Nikoil Company Corporation-. Y también debería ratificar que todos los actos, conferencias de prensa, convenios y cartas intención y acuerdos firmados, no fue sólo un paquete marquetinero. En Diciembre ya hasta habían anunciado montos exactos en millones de dólares en una operación “brillante y exitosa” para Jujuy, sobre la que la mayoría expresaba en voz baja su escepticismo. Si Omega no aparece, ahora dicen en el gobierno que otros dos interesados podrían llegar. Y según Sergio Juárez, el sindicalista de SOEA, “hasta podrían aparecer de nuevo los antiguos dueños, con las nuevas condiciones” La cuestión es que los tiempos corren y Febrero debería comenzar con los trabajos de la interzafra (reparación de la fábrica, y acondicionamiento de los campos), tareas para las que el GM comprometió fondos del gobierno, tranquilizando a medias a los afectados por la incertidumbre. También se debe saber que entre los escollos a la operación la propia AFIP que en un primer momento había comprometido las transferencias de las deudas a favor de la Provincia, hasta ahora, se ha negado a concretarla, haciendo tambalear la posición del estado en la transacción final. La colisión en el sector azucarero, también puede llegar a ser formidable y terminal.

            Desde terapia intensiva, el Plan Belgrano intenta mostrarse saludable. Pero de aquel comienzo lleno de anuncios espectaculares a la realidad de hoy, nada es igual. Las obras que ya debieran estar licitadas y en marcha en toda la región no existen. En el obrador instalado en Yuto, se despidieron trabajadores, con la promesa de retomarlos si las obras comienzan mientras cunden las dudas. El obrador de Pichanal jamás se instaló y la UTE de las empresas USA Construcciones Performar y Spavias Enghenaria   esta paralizadas en Salta, Tucumán, Chaco y Jujuy.

               Es delicado el panorama. Mientras el gobernador Gerardo Morales busca inversiones en EE. UU., Europa, Emiratos Árabes, China, toma deuda para financiar obras de infraestructura confiado en un futuro venturoso, y hasta Mauricio Macri llegaría pasado mañana para alimentar el sueño de las zonas francas y los parques industriales jujeños. Pero en Jujuy, pareciera que seguimos en curso de colisión con la realidad.Por más que el GM se esmere por transfundir combustible al tanque, si permanecen las mangueras rotas, se perderán todos los esfuerzos y con ellos, los sueños soñados tiempo atrás.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...