Papa apeló a la fraternidad

El papa Francisco dedicó su tradicional mensaje de Navidad a "la fraternidad" entre los pueblos, deseando que impere la concordia en Venezuela y Nicaragua, que los refugiados sirios retornen a su país y que se ponga fin a la guerra y el hambre en Yemen.

Desde el balcón de la basílica de San Pedro, durante su tradicional mensaje navideño seguido de la bendición "Urbi et orbi" ("a la ciudad y al mundo") el Papa tuvo palabras para la difícil situación que atraviesan Venezuela y Nicaragua.

"Que este tiempo de bendición le permita a Venezuela encontrar de nuevo la concordia y que todos los miembros de su sociedad trabajen fraternalmente por el desarrollo del país, ayudando a los sectores más débiles de la población", anheló.

Venezuela se encuentra sumida en una profunda crisis caracterizada por escasez de alimentos y medicinas y una inflación que el FMI calcula en 10.000.000% para 2019.

También el Papa deseó que "los habitantes de la querida Nicaragua se redescubran hermanos para que no prevalezcan las divisiones y las discordias, sino que todos se esfuercen por favorecer la reconciliación y por construir el futuro del país". Nicaragua vive una grave crisis política desde que en abril se iniciaran protestas antigubernamentales cuya represión dejó unos 320 muertos.

En su tradicional repaso general a los conflictos del planeta, el pontífice llamó a la comunidad internacional a "esforzarse firmemente" para que los refugiados sirios "puedan vivir en paz en su país", así declaró el Papa ante unas 50.000 personas congregadas en la plaza de San Pedro en el soleado día de Navidad para escuchar su mensaje.

La guerra en Yemen, por su parte, ha dejado al menos 10.000 muertos desde 2015 y provocó la peor crisis humanitaria del mundo, según Naciones Unidas.

"Pienso en Yemen, con la esperanza de que la tregua alcanzada pueda aliviar finalmente a tantos niños y a las poblaciones, exhaustos por la guerra y el mundo", dijo.

El poder apoyado militarmente por Arabia Saudita y los rebeldes hutíes, apoyados por Irán, alcanzaron el 13 de diciembre en Suecia un acuerdo de alto el fuego "inmediato" negociado por la ONU.

El Papa no olvidó la Tierra Santa en su mensaje, apelando de nuevo al "diálogo". Que la Navidad "haga posible que israelíes y palestinos retomen el diálogo y emprendan un camino de paz que ponga fin a un conflicto" que dura más de setenta años, declaró.

Igualmente expresó su cercanía con las comunidades cristianas de la "amada" Ucrania, en un momento de fuertes tensiones religiosas con Rusia.

"Solo con la paz el país puede recuperarse de los sufrimientos padecidos. Me siento cercano a las comunidades cristianas de esa región y pido que se puedan tejer relaciones de fraternidad y amistad", señaló.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...