Presupuestos que se reducen y autarquías que peligran

En mayo, en Rosario de Santa Fe, se celebraba la 33º Fiesta Nacional del Teatro, en el marco de un clima emotivo y de jolgorio porque esta edición coincidía con los 20 años de Ley nacional del Teatro, que entre otras cosas propició la creación del Instituto Nacional del Teatro (INT) que promueve y fomenta la actividad del teatro independiente en la Argentina desde entonces.

El lema fue "20 años en buena ley", y se podía ver la alegría de los elencos participantes y de teatristas que acudieron a este encuentro convocados por su trayectoria, y por haber sido parte de aquel momento histórico en que se lograba la legislación y este organismo que funciona de manera autárquica al Gobierno nacional hasta la actualidad.

De todas formas se percibía un clima extraño en el ambiente, porque el director ejecutivo del INT, Marcelo Allasino, estuvo sólo en la apertura de la programación y no participó de la fiesta. Quizás era una señal de la conflictiva situación que se vive en el instituto, que ya más cerca de fin de año, vivió una serie de hechos que hacen que el 2018 cierre en total incertidumbre y zozobra, pero con una comunidad artística resistiendo en todo el país.

En el mes de septiembre, se elevó un presupuesto del INT al Ministerio de Hacienda, por parte del director ejecutivo, con un recorte muy fuerte, que no se puso a consideración del Consejo de Dirección del ente, en lo que la comunidad teatral y los representantes provinciales consideraron un accionar inválido, ya que la Ley 24.800 en su art. 23 plantea que el Consejo de Dirección como autoridad de conducción del organismo es quien remitirá anualmente el proyecto de presupuesto, y teniendo en cuenta que el consejo como tal se conforma con el director ejecutivo y los representantes regionales (estos últimos no fueron consultados por primera vez).

En ese momento, las distintas provincias se manifestaron en las calles, en documentos, en redes sociales, y por cada medio que pudieron, en contra de semejante ajuste que significa un achicamiento de casi el 50% del presupuesto que se venía manejando en el INT.

JUJUY/ ESTUVO PRESENTE EN CADA INSTANCIA A TRAVÉS DE JIMENA SIVILA SOZA Y TEATRISTAS QUE SE SUMAN A LAS MARCHAS Y RECLAMOS.

Seguido a esto, se sucedieron otros hechos, como la cesantía de un representante regional, por decisión exclusiva nuevamente del director ejecutivo del INT, y a partir de esto se cuestiona la posibilidad de sesionar del consejo, porque faltaría un integrante. Es la primera vez en 20 años que un Gobierno nacional interpreta que un consejo no puede funcionar con menos de 12 miembros, a pesar de tener jurisprudencia en la historia institucional, con otros directores y gobiernos, donde se ha sesionado con 8 a 11.

Lo cierto es que Allasino sostiene que puede elevar el presupuesto él solo y decidir estas cesantías, sin consultar al consejo, que puede determinar unilateralmente cómo se constituye el órgano de conducción, y tiene la venia del secretario de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto. Los representantes regionales, provinciales, e integrantes de la comunidad teatral de todo el país, sienten y denuncian abuso de autoridad.

Paralelamente se vive una reducción de presupuesto considerable para el año 2019 al Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), y la renuncia reciente de la presidenta del Fondo Nacional de las Artes, Carolina Biquard, por diferencias de criterios, según sus propias palabras, "ya que Avelluto no cree en autarquía del Fondo", expresó (ella sostiene que Cultura de la Nación le solicitó 19 millones del Fondo para financiar proyectos, cosa que Avelluto niega). Pero la renuncia está y parece que el problema no es en cada organismo sino que es a nivel más general. El recorte a la cultura hace que estos tres organismos autárquicos que fomentan la actividad artistica independiente, no sean funcionales a las decisiones económicas en relación a la Cultura para el próximo año.

Negro año el que termina y negro panorama para el que entra.

El teatro está de pie

En resumen, es que es casi una sola voz en todo el país, el reclamo por defender la autarquía, y el presupuesto con el que trabaja desde su fundación el INT, y a través del cual se ha generado mucha producción con cierta sistematización y previsión en la actividad artística. En Jujuy, con la representación del INT en la persona de Jimena Sivila Soza (quien además es la representante en el NOA), la lucha es también intensa, con un propio manifiesto (cada provincia hizo el suyo, después de autoconvocarse).

Así, se hizo la Fiesta Provincial del Teatro de Jujuy, con el espíritu de la resistencia al vaciamiento cultural.

Al cierre de esta nota de anuario, no estaba todo dicho, pero la aprobación de ese presupuesto reducido al teatro era casi un hecho. Las cosas pueden cambiar, y ojalá se logre.

Alguien en algún lugar del Gobierno nacional tiene que escuchar el llamado de los artistas independientes. El recorte no puede ser por ese lado, no sólo por la necesidad de vivir en una sociedad culta, sino por la necesidad laboral de los artistas.

No se pueden festejar 20 años de una ley, rompiendo con los logros.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Anuario 2017

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...