Hubo careos, fuertes cruces y contradicciones

En la sala de audiencias del segundo piso del Palacio de Tribunales, donde se lleva a cabo el debate oral por el expediente conocido por la opinión pública como "balacera de Azopardo", pasó de todo. Hubo careos entre el testigo clave Jorge "Loco" Paes y dos de los imputados, declaró la dirigente social Milagro Sala y además hubo fuertes cruces entre un fiscal de Cámara con un abogado

En esta causa Milagro Sala, Alberto "Beto" Cardozo y Fabián "Chato" Ávila están acusados del delito de homicidio en grado de tentativa, por un hecho ocurrido el 27 en de octubre de 2007, donde una niña, resultó herida de gravedad luego de recibir un impacto de bala en el abdomen. Sobre Sala y Ávila además pesa la calificación de precio o promesa remuneratoria.

Es que según la investigación, Ávila habría recibido una casa por parte Milagro Sala, para "limpiar" a "Beto" Cardozo.

En la jornada de ayer declararon los testigos Raúl Noro (esposo de Sala), José Choque (exchofer de Sala y de Noro), Carlos Chiliguay (excomisario de la Seccional 6º). También lo hicieron Jorge "Loco" Paes y su hija Yesica, quienes fueron incluido en el programa nacional de testigos protegidos y para la causa, sus declaraciones son de vital interés. Paes estuvo imputado y detenido en un primer momento y luego de admitir haber estado en el lugar de los hechos y manifestar que tanto Ávila como él habían sido mandados por Sala a "limpiar" a Cardozo, "llamativamente" fue sobreseído de la causa por pedido del juez de Instrucción Pullen Llermanos.

El imputado Ávila pidió ampliar su declaración y dijo que Paes y su suegro Carlos Torres habían tenido un problema con "Beto" Cardozo días anteriores al hecho.

En otro tramo de su relato Ávila le dijo al Tribunal que ellos fueron al barrio exAzopardo a pegar unas pancartas de tinte político. Dijo que fueron en su vehículo marca Renault Clio de color rojo con vidrios polarizados, que el condujo hasta el lugar y en la intersección de las calles Bayo y Zenta, Paes que iba del lado del acompañante tomó el freno de manos y lo activó apenas lo individualizó a Cardozo. Ávila dijo que Paes siempre estaba armado y tenía su pistola en una cartera de color marrón y cuando lo vio a Cardozo sacó el arma y realizó tres disparos.

"Después nos fuimos hasta Alto Comedero, lo dejé en su casa que es en el barrio de la Tupac Amaru y después me fui a mi casa", dijo. "Después me llamó y me dijo que se había mandado una cagada con una nena, que ahí estaba su suegro en Azopardo, está haciendo logística, me dice que la maté", dijo.

Ávila mencionó dos cuestiones que posteriormente derivaron en que los abogados defensores Juan Ángel Cabezas (por Cardozo), Elizabeth Gómez Alcorta y Paula Álvarez Carrera (por Sala) y Julián Martín y Alberto Bellido (por Ávila), pidieran al Tribunal en lo Criminal Nº 2 que el fiscal de Investigación Diego Cussel sea apartado de la causa, con el argumento de la "falta de objetividad" y de no sustanciar los supuestos actos que denunció Ávila. Pedido que fue rechazado de plano por el Tribunal y que posteriormente desencadenó en un acalorado cruce de palabras entre el fiscal de Cámara Marcelo Cuellar y el letrado Alberto Bellido.

Ávila había dicho que el juez Pullen Llermanos lo fue a ver al Penal de Gorriti y le habría "propuesto declarar en contra de Sala. Días después tuve una pelea en el patio del pabellón 5, me llevaron al pabellón de castigo y ahí Pullen me dijo que eso me pasaba por no colaborar. Pueden ver el registro de ingreso para que vean que yo no miento".

Juan Ángel Cabezas manifestó al Tribunal que "estos hechos son gravísimos y que el fiscal debería haber incorporado las denuncias a la causa

Por otra parte la Imputada Milagro Sala pidió declarar pero no respondió preguntas de las partes y se mantuvo en sus dichos de inocencia

También declararon Jorge “Loco” Paes y su hija Jesica

La declaración de Paes fue muy distinta a la versión de su examigo Ávila. Paes le dijo al Tribunal que días antes Milagro Sala lo llamó a él y a Ávila a su casa y en esa reunión participó su esposo Noro, el chofer Choque y otras personas que no recuerda, escuchó que le pidió a Ávila que “limpie” a Cardozo y que a él “no le tiemble la pera” y lo acompañe o perdía su trabajo.

Paes también dijo que fue al lugar y vio a que Ávila estaba armado y que cuando lo cruzaron a Cardozo (quien también tenía un arma de fuego), su examigo descendió de su auto y disparó dos o tres veces.

Jesica Paes (21), en el momento de los hechos acababa de cumplir 11 años, le dijo al Tribunal que su papá le había contado todo. Versión que su padre negó, al manifestar que después del ataque estuvo escondido junto a Ávila en la zona de los diques, en casa de su entonces abogado Alberto Bellido y días después se fue a Córdoba y recién después de tres meses se pudo comunicar con su mujer. Pero que del hecho en sí no habló con nadie, por la recomendación de Bellido. Jesica además dijo que era la encargada de llevarle dinero a su padre, mientras permanecía prófugo, dinero que era mandado por Milagro Sala. Pero su padre manifestó que “Pilo” Mansilla, “mano derecha” de Sala, era quien le llevaba el dinero para que ellos pudieran subsistir estando prófugos.

“Vos fuiste el que disparó”

Jorge Paes fue sometido a tres careos, con los imputados Cardozo y Ávila, pero además con el testigo José Choque.

Cuando el testigo se enfrentó con los imputados se vivieron momentos de máxima tensión en el recinto. Cuando Paes fue enfrentado con Ávila, a este último se le desfiguró el rostro y mantuvieron una pequeña charla en voz baja entre ellos. Pero luego cada uno se mantuvo en sus dichos. Uno acusó a otro de haber realizado el disparo que eran dirigidos a Cardozo y terminó hiriendo a una niña de 11 años.

“Vos me disparaste”, le había dicho el otro imputado “Beto” Cardozo a Paes en el segundo careo. Vos te bajaste del auto y me disparaste.

El testigo no levantó en ningún momento la mirada y también se mantuvo en sus dichos. “Vos y el "Chato’ (Ávila) se dispararon y yo me quedé escondido en el auto”, alcanzó a decir “Loco” Paes en un notorio estado de nerviosismo. Los encuentros fueron muy breves y cada uno se mantuvo en sus dichos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...