Ya son doce los muertos por temporal de lluvia

Torrenciales precipitaciones causaron estragos en el departamento andino de Potosí, fronterizo con Argentina, y el saldo de fallecidos se elevó a 12 desde que comenzó la temporada de lluvias que tiene en alerta a Bolivia, informaron ayer las autoridades.

Entre miércoles y jueves, las lluvias provocaron el desborde de ríos, arrasando con 70 viviendas en los pueblos de Tupiza y Cotagaita, en Potosí.

El presidente boliviano, Evo Morales, quien se desplazó a las zonas afectadas, confirmó en conferencia de prensa que el clima se cobró otra víctima mortal. "Un hermano campesino se hizo sorprender con una riada y hemos perdido esa vida", declaró.

Así, ya son 12 los muertos registrados oficialmente desde que comenzó la temporada de lluvias en noviembre pasado.

Morales llevó cuatro toneladas de ayuda a Tupiza, donde varias amas de casa se le acercaron en llanto para pedirle asistencia inmediata, asegurando que lo perdieron todo.

El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, confirmó más temprano que en Tupiza, de unos 45 mil habitantes, hay "alrededor de 47 viviendas colapsadas", mientras que Kenny Chambi, alcalde de Cotagaita, hogar de unas 32 mil personas, mencionó que otras 20 viviendas se desplomaron en el lugar. El gobierno boliviano ha señalado que en todo el país hay unos 50 mil damnificados y unos 33 mil cultivos dañados, principalmente de arroz y soja.

El mandatario declaró ayer la alerta para varios departamentos del país e instruyó el desplazamiento de militares y personal de defensa civil para ayudar a los afectados por las inundaciones.

Lluvias intensas

La intensidad de las lluvias causó severas inundaciones en al menos tres departamentos de Bolivia, donde existen cientos de viviendas afectadas, evacuaciones y declaratorias de alerta. La subida de aguas comenzó en las cuencas altas, en el sur del país, y ahora amenaza las cuencas bajas. En Beni, por ejemplo, pobladores de Loreto comenzaron la evacuación de su ganado a zonas altas ante la inminente subida de las aguas, que en la región de El Chaco y en Potosí ya anegaron varias poblaciones y pusieron en riesgo a miles de habitantes. Es el caso de Villamontes, en el chaco de Tarija, donde una fisura en la presa Chimeo el agua superó la altura del dique, puso en riesgo a un poblado de aproximadamente 2.000 habitantes. Una presa en Tarija presenta filtraciones y pone en riesgo a un poblado de 2. mil personas Ante el peligro, autoridades locales y nacionales trabajan en el control permanente de la zona y evacuaron a los pobladores de las zonas en mayor riesgo. Al mediodía de ayer el gobernador regional José Quecaña y las autoridades de la jurisdicción de Yacuiba hicieron un recorrido por las presas Caigua y Chimeo, con el propósito de evidenciar riesgos de un posible colapso de los diques de contención de agua. Poco después el Ministerio de Defensa informó que la situación está controlada, pero las autoridades locales mantienen la alerta roja en la zona y activaron un Centro de Operaciones de Emergencias (COE) con el propósito de articular esfuerzos para enfrentar los efectos y daños ocasionados por las intensas precipitaciones pluviales.

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...