Inician investigación por ataque químico en Siria

Los expertos de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (Opaq) comenzaron a investigar ayer el presunto ataque químico cerca de Damasco que motivó unos bombardeos occidentales sin precedentes contra el régimen sirio.

Según el Pentágono no están previstas más acciones militares, pero su país “está cargado y listo” si hubiera otro ataque químico.

Un equipo de invetigadores de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (Opaq), con sede en La Haya, llegó a Damasco unas horas después de los bombardeos con el objetivo de indagar sobre lo ocurrirdo el 7 de abril en Duma, al este de la capital.

Las potencias occidentales sostienen que hubo un ataque en el que se emplearon cloro y gas sarín y mató a decenas de personas.

"La misión de investigación llegó ayer (domingo) a Damasco y se prevé que hoy vaya a Duma para iniciar su trabajo", indicó el viceministro sirio de Exteriores, Ayman Susan.

"Dejaremos al equipo que haga su trabajo de forma profesional, objetiva, imparcial, y lejos de cualquier presión", sostuvo el viceministro.

"Los resultados de la investigación revelarán las alegaciones mentirosas", añadió.

Misiles estadounidenses, franceses y británicos destruyeron la madrugada del sábado al menos tres sitios sospechosos de almacenar y desarrollar armas químicas, pero los edificios estaban en gran parte vacíos y el trío occidental mostró sus intenciones de volver a la diplomacia.

"­Misión cumplida!", declaró el presidente estadounidense, Donald Trump, el sábado en su cuenta de Twitter, considerando que los ataques contra el régimen de Bashar al Assad estuvieron "perfectamente ejecutados"; en tanto que Damasco y la oposición siria desestimaron su impacto.

La propia Opaq había declarado que las reservas de armas químicas del gobierno sirio se habían retirado en 2014, aunque luego confirmaron que en el ataque de 2017 en Jan Sheijun se había empleado gas sarín.

Investigación complicada

Los inspectores de la Opaq tienen por delante una ardua tarea, ya que todos los actores importantes anticiparon sus resultados.

Las potencias occidentales justificaron sus ataques con bombas afirmando que ya disponían de pruebas del uso de armas químicas por parte de Siria.

El equipo de la Opaq también tendrá que lidiar con el riesgo de que se hayan podido eliminar pruebas del lugar, situado en una zona que la semana pasada estuvo controlada por la policía militar rusa y las fuerzas sirias.

"Siempre hay que tener en cuenta esa posibilidad y los investigadores buscarán pruebas que muestren si el lugar del incidente fue alterado", señaló Ralf Trapp, consultor y miembro de una misión anterior de la Opaq a Siria.

“Falacias y mentiras”

El presidente de Siria, Bashar al Assad, denunció una campaña de “falacias y mentiras de Estados Unidos” y sus aliados en el Consejo de Seguridad de la ONU, como epílogo al bombardeo que el viernes destruyó instalaciones militares en Siria.

“La agresión tripartita con cohetes contra Siria estuvo acompañada de una campaña de falacias y mentiras en el Consejo de Seguridad por parte de los mismos países agresores contra Siria y Rusia”, lamentó Al Assad ayer durante una reunión con una delegación parlamentaria rusa en Damasco.

El presidente sirio consideró que esto prueba que Rusia y Siria “no solo libran una batalla contra el terrorismo sino también para proteger la ley internacional basada en el respeto a la soberanía de los Estados soberanos y la voluntad de sus pueblos”, según un comunicado de la Presidencia siria.

El mandatario sirio recibió ayer en Damasco a parlamentarios rusos ante quienes elogió los sistemas de defensa antiaérea.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...