Devaluación del peso argentino puso en jaque al comercio fronterizo

(Tarija Economía).- El comercio en Bermejo y Yacuiba es la más golpeada por la devaluación del peso argentino que en menos de una semana redujo las ventas entre un 60% y 100%, en algunos casos, generando preocupación a los comerciantes que miran con incertidumbre el futuro.

A lo largo de los puestos de ventas en ambas localidades fronterizas de Bolivia, se evidenciaron poca afluencia de compradores del vecino país e incluso en otros sitios comerciales están casi vacíos como constató la revista TARIJA ECONOMIA.

Juana Mita, una comerciante de Bermejo, expresa su desazón por esta situación y se desespera por las bajas ventas.

“No sabemos cómo vamos a vender, qué vamos hacer. El peso está bajo y el dólar alto, no sabemos si vamos a vender o dejar de vender”, dice Mita que es vendedora de ropa interior muy adquirida por los argentinos que cruzaban el río para dirigirse a los puestos de venta en Las Chalanas.

Para Serafín Mamani, otro comerciante de Bermejo que vende pantalones jeans de diferentes tallas y camisas, aún tiene la esperanza que se reactivará el comercio cuando el dólar se estabilice y eso permitirá elevar las ventas.

Mamani reafirma que desde hace una semana disminuyeron las ventas en un 60% por la poca afluencia de argentinos.

“Nosotros vendemos en pesos argentinos y después compramos dólares. La economía en Bermejo se mueve en base al peso argentino y el boliviano se utiliza muy poco. Hace años que se mantiene este tipo de economía en base al peso argentino”, sostiene.

Luis Marca, comerciante de Yacuiba, se suma a la preocupación, al mencionar que casi un 100% cayeron las ventas y no hay movimiento debido a la devaluación del peso argentino.

Agrega que ciudadanos del vecino país no ingresan en gran afluencia porque la ropa y otros productos, que estaban con precios accesibles a su economía, ahora están muy caros para ellos si se considera que el tipo de cambio es de 100 pesos a Bs 24.

El economista y docente de la Universidad Nacional de Jujuy, Juan Gilberto Ljunberg, ratifica que la devaluación del peso argentino afecta parcialmente al comercio fronterizo, revirtiendo en algo los flujos, pero es una oportunidad para incrementar la posibilidad de colocar mayor cantidad de bienes por parte de productores de su país que hoy Bolivia importa de otros países limítrofes.

En el gobierno del presidente Evo Morales, sin embargo, minimizaron la crisis argentina bajo el argumento de que se acabó el paradigma de “exportar o morir” de las épocas neoliberales y ahora el modelo boliviano apuesta al mercado interno y a la inversión pública.

Fuente: Revista Tarija Economía. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...