No hacía falta ser adivino ni tener una bola de cristal. Unos cuantos años encima, le sirven al periodista para saber cómo viene la mano. Como anticipamos, Nicolás Maduro consumó un monumental fraude para perpetuarse en el poder en Venezuela. Ganó pero perdió. Ganó las elecciones porque es quien más votos juntó del 47% del total que fue a votar. Perdió, porque más del 53% de la población se abstuvo de participar y le dio la espalda a la campaña groseramente orquestada con el armado de candidatos “opositores”, el encarcelamiento de los aspirantes que podrían haber llegado a competir con posibilidades en contra del aparato paraoficial, y con la persistente ceguera y sordera frente a una inflación récord en el mundo, la falta de trabajo la escasez de comida y medicamentos y al éxodo de centenares de miles de venezolanos que se desparraman por el mundo en busca de mejores horizontes. Argentina y muchos otros países desconocen las elecciones y analizan enfriar o clausurar las relaciones con el país caribeño. Maduro, reaccionó como era esperable: expulsó al principal diplomático norteamericano, (Todd Robinson, encargado de negocios), y reiteró su convencimiento de que EE UU es el mismísimo diablo al que enfrenta con bríos bolivarianos. No hacía falta ser vidente para imaginar que todo esto ocurriría. Y tampoco para visualizar lo que vendrá.

Jujuy frente al ajuste

No es muy diferente lo que comenzó a ocurrir puertas adentro de nuestro país. El flamante ministro coordinador Nicolás Dujovne, reunió a los ocho ministros que área económica, para marcarles la cancha. A todos les quedan diez días para enviarle a “Nico” el listado de recortes que deberán producir en cada área, hasta alcanzar un total de 250 mil millones de pesos, durante el mandato de Macri, decían las versiones que escapaban el sábado por las grietas del gabinete. Hay a simple vista dos conclusiones absolutamente claras: 1) Los imprescindibles ajustes para reducir el déficit fiscal, deberá apresurarse para poder ponerlos sobre la mesa en las negociaciones con el “nuevo” Fondo Monetario Internacional, 2) Las Provincias norteñas, volverán a ser las más golpeadas por el recorte. Cada área del gobierno central, obviamente, tratará de defender y cubrir la casa propia, y derivará los más sensibles recortes a los estados federales. Si así no ocurriera sería un milagro, y la primera vez que la restauración del equilibrio fiscal andaría por los andariveles de un esfuerzo compartido. Tampoco es necesario ser demasiado avezado para darse cuenta que el intento del presidente Mauricio Macri, de ordenar la tropa en su gabinete y clausurar las internas dentro del mismo, no tendrán el resultado que el jefe busca. Dujovne debutó como ordenador y minutos después de la reunión, el jefe de Gabinete Marcos Peña, (y sus escuderos Mario Quintana y Gustavo Lopetegui), salió a aclarar que no se creó un superministro, sino, apenas un ministro con una tarea de coordinación. A buenos entendedores, no es necesario explicar por dónde pasarán en la intimidad del gobierno las decisiones finales. Es dable imaginar que los ministerios de Energía y Finanzas, no se correrán demasiado de sus previsiones. Pero a nuestra Provincia, especialmente le interesará saber cuáles serán los ajustes de las áreas Agroindustria, Obras Públicas y Transporte, Turismo, Trabajo y Producción, considerando que el margen de inversión propia de Jujuy, como en muchas provincias periféricas, es escaso o nulo, persistiendo la dependencia casi total de las inversiones y asistencias nacionales. Políticamente, el gobernador Gerardo Morales, sigue siendo favorito en muchos movimientos políticos del macrismo, pero será difícil traducir esos gestos a los temas económicos y financieros. No al menos sin irritar al resto de las Provincias, que ya varias veces intentaron poner el grito en el cielo por los apoyos especiales que nos envía el gobierno central. Es que cuando se trata de recursos, los códigos y la solidaridad se desdibujan, no hace falta ser nigromante para reconocerlo.

Disidencias en el PJ

Mientras tanto, se sucedieron durante el finde largo, reuniones conocidas y reservadas en procura de evitar que pasado mañana el proyecto de la oposición llegue al recinto del Senado, se apruebe, y lo obligue al Presidente a recibir la otra trompada de tener que recurrir al veto para evitar congelar y retrotraer tarifas. La “opo” sufrió, pero logró un dictamen de mayoría. Fueron determinantes las firmas de los senadores Cristina Elisabet Fernández y Rodolfo Urtubey, hermano del gobernador salteño, para alcanzar la mayoría en el plenario de comisiones. Se selló, al menos para esto, una coalición entre el peronismo federal (o razonable), el cristinismo, y otros. Pero no dejó de llamar la atención la jugada que como “líberos” realizaron dentro del grupo opositor, los senadores de Jujuy, Guillermo Snopek, Dalmacio Mera de Catamarca, de Corrientes Carlos Espínola, y del propio Urtubey, quienes finalmente firmaron el despacho mayoritario pero planteando disidencias, aunque se estima que en el recinto votarán en contra del proyecto, que hasta hoy, igualmente tiene número para ser aprobado. Estos disidentes se arriman al proyecto que finalmente acordó el Poder Ejecutivo sostenido por los gobernadores, Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti, entre otros, que sugieren la reducción del IVA en las tarifas para usuarios residenciales y Pymes. Raros movimientos, para algunos inexplicables, -que generaron no pocas y ácidas críticas de los propios peronistas-, detrás de los cuales, muchos aseguran que no habría que ser adivino para comprender que actuó como discretísimo operador, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Alerta sindical

Paralelamente, el país y la provincia, se llenaron de marchas, cortes, protestas y reclamos masivos de diferentes colores. Como aperitivo se desarrolló un verdadero escándalo en los túneles de los subterráneos de la Caba, contenido con policía y detenciones que no lograron frenar el paro. Los docentes hicieron punta con un multitudinario reclamo por la apertura de su paritaria nacional y la nueva discusión de salarios y una ley de financiamiento educativo. Y los portuarios desembarcaron ruidosamente en las calles porteñas. Los maestros recibieron el refuerzo de la marcha federal de columnas de docentes que llegaron desde todas las regiones del país. En la plaza Belgrano de Jujuy, el miércoles se concentró el importante reclamo conjunto de los docentes de Adep, Cedems y Adiunju, con la adhesión de Apuap, el Frente Amplio Gremial Estatal, y huelgas de ATE y el Seom. Naturalmente se desató la competencia por las cifras de adhesión, pero lo cierto es que fue escasa la respuesta y la administración funcionó casi con total normalidad. El sector docente tuvo mayor ausencia, bastante dispar según las escuelas y colegios, pero tampoco fue lo esperado por la dirigencia sindical. “70%”, dijo con poca convicción Darío Abán, el jefe de Adep, más satisfecho por la movilización en Buenos Aires con la participación de una notable columna de sus afiliados jujeños. La movilización en Jujuy concluyó en paz y con la entrega de un petitorio para que el gobierno reabra las paritarias y revise el “miserable 5% que aumentó de prepo a los estatales”. Con alguna cintura política el ministro de Trabajo del gobierno dijo que “es probable” que esta semana se inicien las conversaciones. Tampoco se necesitó ser demasiado despierto para esperar que todo esto ocurriera, ni para reconocer por anticipado, cuál será el tenor de los diálogos que se realicen entre las exigencias de unos y la imposibilidad de otros. Quizás todo termine en mutuas acusaciones: unos dirán que el gobierno es insensible, los otrora dirán que los reclamos tendrán una alta carga de política partidaria. Pero algo se deberá acordar, rápidamente antes que el FMI les gane de mano y se clausuren todas las posibilidades. 

Azúcar y azúcar

Sin el ánimo de ser agorero, y simplemente con datos de la realidad, se venía observando que el caso Ingenio La Esperanza venía en picada. Los tiempos vencidos, los adjudicatarios desaparecidos, la plata que ya debió haber ingresado no está, y desde los sectores políticos y sindicales, y también desde todos los sectores de la gran región donde está enclavado el ingenio, se alzan voces de preocupación. Particularmente las de los productores nucleados en la Unión Cañeros Independientes de Jujuy y Salta, cuyo producto ya perdió la capacidad de molienda del cerrado Ingenio San Isidro y ahora temen por la suerte de La Esperanza, tal como lo detalló claramente el titular de la entidad José María Jure. Para colmo, apareció una versión que indica que acreedores históricos de la quiebra del complejo radicados en la Caba habrían presentado objeciones en contra del proceso en curso, lo que dificultaría aún más la situación. El gremio, que permanecía paciente y esperanzado, embistió en contra del ministro negociador, Juan Abud Robles, y le demandó urgentes definiciones. Se veía venir. Nada se está descubriendo hoy, detrás una serie de gruesas improlijidades que tuvieron el pico más alto de optimismo cuando en diciembre se anunciaba de forma grandilocuente una venta de contado que cerraba un capítulo oprobioso y comenzaba un círculo virtuoso de producción e inversión, que nunca se dio. Y cuyo abrupto final nunca se explicó. Aún todos aguardan que a su regreso de la China, donde se encuentra integrando una nutrida delegación que acompaña al gobernador en una tarea de estrechar vínculos empresariales, comerciales, artísticos y culturales el GM saque una carta de la manga y sorprenda con una solución, por ahora el azúcar de La Esperanza, sigue siendo amarga igual que las informaciones que la rodean, que además son escasas, o nulas.

El azúcar dulce -y no es una redundancia- brota en Ledesma. Cumpliendo puntualmente sus ciclos, el ingenio de propiedad de la familia Blaquier, inició su zafra 2018, con una lucida ceremonia y la participación de sus obreros y empleados. Ledesma SA, hace pocas semanas, inauguró una planta de aceites esenciales, y ahora, anunció que continuarán las inversiones en su complejo agroindustrial. El vicegobernador Carlos Haquim a cargo del Ejecutivo, les reconoció en el acto, “la apuesta que hacen por Jujuy, generando trabajando en una actividad económica que beneficia a toda la Provincia”. Tanto el administrador del ingenio, Federico Gatti, como el gerente general Javier Goñi, destacaron el fuerte impulso al crecimiento de la producción de azúcar, biomasa, papel y alcoholes. 

¿Paros y rulos? 

En Jujuy la política propiamente dicha sigue mirando desde lejos. Los peronistas observan complacidos la decisión del fiscal Jorge Di Lello que se opuso a la intervención nacional de Luis Barrionuevo y atacó duramente a la juez Maria Romilda Servini. Mientras, miran el renacido y limitado timbreo del PRO, la caída de la imagen de Macri en las encuestas, la reiteración de malas noticias judiciales para los K (Ricardo Echegaray, Daniel Scioli, Cristina Elisabet y sus hijos, embargados e imputados y el rechazo de la SCJ a recursos presentados por la expresidente). Con cautela el oficialismo y la oposición de Jujuy siguen las alternativas del recalentamiento de la situación social y gremial, cuya presión se encamina con toda claridad a arrancarles a las centrales sindicales el primer paro general al gobierno de Cambiemos. No se necesita ser brujo para saberlo. 

Y algo más: la señora Cristina abrió una puerta importante. Cefk, confesó a su entorno más íntimo -que se encargó de hacerlo conocer al mundo- que no será candidata a presidente en el 2019. A menos que... a menos que estalle la situación económica, y se haga un operativo clamor que reclame su candidatura... Viniendo de la exjefa de Estado, ese “a menos que” tiene dos lecturas: suena a un deseo no explicitado, y a una orden a su tropa para que inicie los aprestos correspondientes. Recuerda el amable lector: “¡No se hagan los rulos...!” ¿O acaso hace falta ser adivino para reconocerlo?

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...