Martín Rodríguez Quiroga se quedó con la tercera edición de la copa challenger Teniente Coronel Jorge de las Heras. La jornada tuvo lugar en el polígono del Gam 5 y fue organizado y fiscalizado por el Tiro Federal Jujuy.

El certamen se desarrolló en la categoría pistola militar de grueso calibre y lleva el nombre de Jorge de las Heras debido a que el reconocido militar cuando tuvo su paso por la provincia, fue uno de los impulsores de esta modalidad.

Hubo una importante cantidad de tiradores de diferentes puntos de la provincia, más allá del frío, los amantes del tiro deportivo dijeron presentes, más allá del frío, los amantes del tiro deportivo dijeron presentes, además para sorpresa de propios y extraños, se contó con la presencia de espectadores, demostrando nuevamente que el Tiro Federal está en un gran nivel organizativo.

Después del torneo, se procedió a la entrega de premios y compartieron un asado de camaradería.

El Tiro Federal Jujuy, agradece a los tiradores participantes y especialmente al Gam 5 por su desinteresada colaboración en el crecimiento del tiro deportivo de la Provincia. Cada vez suma más adeptos y hace que el nivel de la actividad siga creciendo.

Posiciones

1)Martín Rodríguez Quiroga 231 puntos, 2) Edgardo Aramayo 217 puntos, 3) Julio Facetti 202 puntos, 4) Marcelo Alcoba, 5) Antonio López, 6) Gustavo Méndez, 7) Emilio Surlin García, 8) Gustavo Cácerez, 9) Ricardo Fleitas.

Nos dejó Mario Sona

Se fue el último maestro del tiro deportivo de la provincia. Mario Sona, sencillo, con una paciencia,

locuaz, armaba y desarmaba las carabinas de memoria, mientras me explicaba cada paso con la misma parsimonia que obliga la responsabilidad a la hora de manipular un arma.

Eran mis primeros pasos en el periodismo deportivo, con el entusiasmo y las ganas de aprender cada deporte que se realizaba en nuestra provincia. Y no tuvo problema en abrir generosamente las puertas de su casa, enseñarme y sobre todo contagiar esa pasión por el tiro deportivo que quizá para muchos, se trata simplemente tomar una pistola y apuntar a los blancos.

Era quizá uno de los últimos armeros que quedaban en la provincia y se dedicaba a la actividad, aunque en los últimos años estuvo alejado.

En una de esas charlas que tuvimos, surgió la curiosidad de saber si alguna vez, accidentalmente, se disparó. Entre risa, como burlando a la muerte, en una de esas tardes que armaba un viejo fusil, se disparó "siento el ruido y automáticamente una cosa caliente, era sangre", resaltó sin perder el humor.

Mario Enrique Sona, se fue en silencio y los amantes del tiro deportivo lo recordaron, como el hombre de bien que siempre fue, la predisposición para enseñar y sobre todo, trasmitir ese amor por el tiro deportivo. (Gonzalo Díaz).

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...