Con final incierto, senadores se disputan el dictamen de mayoría

A menos de una semana de la primera gran definición en el Senado sobre el proyecto de aborto legal, el resultado es, una vez más, incierto. Separados por una mínima diferencia, senadores a favor y en contra de la interrupción voluntaria del embarazo se disputan el dictamen de mayoría, mientras que la alternativa de los representantes cordobeses concita baja adhesión y tiene pocas posibilidades de avanzar.

Las comisiones de Salud, Justicia y Asuntos Penales, y Asuntos Constitucionales de la Cámara alta volverán a reunirse el martes para la última jornada de exposiciones y al día siguiente esperan firmar dictamen, de cara a la votación del próximo 8 de agosto. El despacho que reúna mayor cantidad de firmas será el primero en ser considerado en el recinto.

Lo que suceda el miércoles es para todos una gran incógnita. Según un relevamiento de parlamentario.com, el dictamen de rechazo al proyecto aprobado en la Cámara de Diputados reúne hasta ahora 23 firmas, mientras que el de apoyo a esa media sanción juntaría 22 voluntades.

Hay cinco senadores que no definieron su postura o no se pronunciaron. Y otros dos que firmarán un dictamen alternativo: los cordobeses Laura Rodríguez Machado y Ernesto Martínez, ambos del PRO. Martínez tendrá firma doble, pues integra dos comisiones -Justicia y Asuntos Constitucionales-, mientras que el restante, el peronista Carlos Caserio, no pertenece a ninguna de las tres.

La comisión más reacia al proyecto de aborto es la de Justicia y Asuntos Penales, que preside Pedro Guastavino (Justicialista). De sus 17 integrantes, 9 están en contra de la media sanción y 7 a favor -incluido el propio Guastavino-. El senador restante es el mencionado Martínez.

En el caso de Salud, que es la cabecera, hay mayoría a favor de la interrupción voluntaria del embarazo: son 8 senadores, contra 7 que irán por el rechazo, entre los que se encuentra el presidente de la comisión, Mario Fiad (UCR). Además, hay dos indefinidos: la puntana Eugenia Catalfamo y Guillermo Pereyra, del Movimiento Popular Neuquino.

Por último, en Asuntos Constitucionales hay paridad: 7 a favor y 7 en contra. Entre los que apoyan la iniciativa fue contabilizada la expresidenta Cristina Kirchner.

La firma de dictámenes servirá para tener un pantallazo inicial con vistas a la sesión del 8, cuyo resultado ningún senador se anima a pronosticar. Aunque fuentes consultadas coincidieron en que hay sólo dos caminos -la aprobación o el rechazo-, ya que la opción de introducir cambios tiene cada vez menos fuerza.

Senadores Pro aborto negocian modificaciones 

En la cuenta regresiva hacia la votación del 8 de agosto en el Senado, los impulsores del proyecto de aborto legal tomaron nota del estiramiento de la ventaja del “No”, y en ese marco iniciaron negociaciones para introducir modificaciones para arribar a un dictamen más moderado, que plasme varios de los planteos de senadores indecisos.

Concretamente, según pudo averiguar el diario La Nación- ya existe un canal abierto de negociación con el vicepresidente del interbloque Argentina Federal, Carlos Caserio, quien junto con los otros dos senadores cordobeses Ernesto Martínez y Laura Rodríguez Machado (ambos del PRO) impulsa un dictamen alternativo que, entre otros puntos, incorpora la objeción de consciencia institucional y reduce de 14 a 12 semanas de gestación el límite para autorizar la interrupción de embarazos no deseados.

También se habrían consensuado otros cambios, como la eliminación de sanciones penales e inhabilitación a los profesionales de la salud que desistieran de practicar abortos.

Otro de los senadores que apoya la despenalización pero tiene reparos con la redacción del proyecto es el chaqueño Eduardo Aguilar (PJ), quien sí comprometería su apoyo.

Para el senador justicialista, al acotar el plazo a la semana 12 se excluye la posibilidad de que mediante un test se pueda determinar la existencia de algún problema congénito en el feto, y que por tanto eso induzca a los progenitores a la decisión de abortar el embarazo. .

Con este nuevo panorama, los partidarios más activos del aborto legal se entusiasman con cosechar los votos necesarios para que la iniciativa no se caiga y sea ley.

De contar con la aprobación en el Senado, el proyecto deberá volver a Diputados, pero aún así la despenalización estará garantizada.

Rechazo a los cambios 

Las organizaciones agrupadas en la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito rechazaron ayer que se le apliquen cambios al proyecto de interrupción de embarazos no deseados que se votará el próximo 8 de agosto en el Senado.

Mediante una declaración, pidieron a los senadores comprometidos con el proyecto que defiendan “los derechos garantizados en el articulado de la media sanción”.

“Rechazamos cualquier modificación que podría significar retroceder en relación a los derechos garantizados en el articulado de la media sanción”, afirmaron.

Destacaron que sin los cambios planteados por un grupo de senadores, igualmente tendrían la cantidad de votos para aprobarlo como está.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...